Jesús de Nazaret comprende que para seguir realizando su misión aquí en la tierra necesita construir una organización con militantes dispuestos a la lucha y al sacrificio; a enfrentar la cólera de los poderosos y la mayoría de veces, la indiferencia y el rechazo de los humildes. Es por eso que nos enseñó y nos dejó por legado el recorrido por caminos polvorientos de Palestina buscando a este tipo de mujeres y hombres, fuertes como el acero pero con el corazón rebosante de humildad, alegría y esperanza. Jesús encontraba a las personas, miraba sus rostros y trataba de descifrar los rasgos de su conducta.

Buscaba personas con sensibilidad social, que pudieran comprometerse en la lucha por la justicia y contra el imperio. Es precisamente el mismo modelo que he podido observar en la Iglesia Cristiana Familiar RIOS DE VIDA de los pastores MARIA PAULA Y MIGUEL ARRAZOLA que buscan y han encontrado a ese modelo de JESUS en los casi treinta mil feligreses que llevaron la semana pasada y por segunda vez el 20 Social a muchos hogares de los principales barrios populares de Cartagena, realizando jornadas de salud, de educación, de entretenimiento, de capacitación etc., con un grueso grupo de médicos, odontólogos, psicólogos, profesores, motivadores, periodistas, profesionales de otras áreas y enfermeros de esa congregación, que dejándose utilizar por DIOS derramaron un bálsamo de amor a las personas que consolaron y abrazaron llevándole vestidos, mercados, medicinas, adecuaciones de viviendas que se encontraban en estado deplorables, y sobre todo muchos milagros que son normalmente malentendidos por muchos, la cual puede ser definido como “un evento que al ocurrir viola las leyes naturales establecidas por Dios.”

Y solo basta un segundo para que Dios haga contigo lo que tú no puedes hacer. Igualmente en ese 20 Social también realizaron charlas de emprendimiento y talleres empresariales, donde se capacitaron a miles de personas para activar un espíritu de emprendedor.

Recorrieron caminos, en la calle, en las comunidades, en muchos municipios y corregimientos de Bolívar, donde muchas personas cuando vieron la mancha azul, miraban y surgían en sus corazones y sus mentes la duda, la sorpresa, el temor, el interés, la alegría, el entusiasmo. Por lo que estaba pasando en sus narices ya que desde hace muchas décadas nadie y mucho menos el gobierno los visitaba y lograron con esto que casi once mil personas buscaran y entregaran su vida al Señor Jesús, que continúa llamándonos a cada uno de nosotros, porque él nunca se cansa de llamarnos a la lucha, al compromiso. Somos nosotros los que dudamos y preferimos escondernos en nuestros temores y seguridades.

Soy testigo que las características del Pastor Arrazola, sus Líderes y cuerpo ministerial es la de preocuparse y profundizar en el conocimiento de la gente, se esmera en ello, cada persona es una fuente inagotable de interés, meditan sobre los temores y los sueños de su pueblo, sobre sus necesidades reales y creadas. Esto le ha permitido ubicar debilidades al interior de las comunidades y de su misma Iglesia. Unas de esas debilidades son la prepotencia, el rencor, la envidia, y el egoísmo.

Las personas al retirarse de la iglesia han atizados odios ancestrales, trasmitidos a otros líderes endebles sin preparación espiritual, pero, el pastor ARRAZOLA igual como lo hizo Jesús romperá con esos odios y dará mucho amor y bendiciones para ellos y la necesidad de practicar el perdón, la responsabilidad de los militantes y el desafío de construir comunidades del reino de Dios, porque hay que luchar para vivir con dignidad y morir con tranquilidad. Mantenerse siempre alerta ante las sorpresas de la vida y de la lucha; no permitiendo que el enemigo los sorprenda en ninguna circunstancia; Jesús no se cansaba de repetírselo, en diversas formas, a sus seguidores.

Entendía que la victoria ocurre primero en la cabeza de las personas, lo mismo que la derrota, estaba seguro que el mínimo descuido, el más leve acomodamiento, la fisura que pareciera más insignificante, le permitiría al enemigo, avanzar, por eso este fin semana la iglesia conto con la presencia del Profeta Ronny Oliveira, que bendijo a más de cincuenta mil personas que acudieron a los cinco servicios de los Domingos,

Por eso “El 20 social fue un bálsamo de amor”

Por: William Hundelshauseen Carretero
Presidente Nacional APIC


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente