Una situación inédita y preocupante.

El vertedero de emergencia de la represa de Oroville, en el norte de California, Estados Unidos, podría derrumbarse en cualquier momento, dijeron las autoridades.

Las personas que viven en zonas de riesgo de inundación recibieron la orden de abandonar el área inmediatamente.

Los niveles de agua en el embalse aumentaron debido a las fuertes lluvias y la nieve en California después de años de sequía severa.

Es la primera vez que el Lago Oroville experimenta tal emergencia en los casi 50 años de historia de la represa.

El Departamento de Recursos Hídricos de California dijo el domingo que estaba liberando hasta 2,830 metros cúbicos de agua por segundo desde el vertedero principal para tratar de drenar el lago.

Agregó que los niveles de agua estaban disminuyendo y que el flujo sobre el aliviadero de emergencia se había reducido a 10 centímetros por sobre la cima.

En un comunicado publicado en las redes sociales, el alguacil de la zona alrededor de la represa del Lago Oroville ordenó a los residentes evacuar, advirtiéndoles que no era un simulacro.

El jueves, ingenieros comenzaron a liberar agua de la represa después de notar que grandes pedazos de concreto faltaban en un vertedero.

Residentes de Oroville, una ciudad de 16.000 habitantes a 105 kilómetros al norte de Sacramento, se les ordenó a dirigirse hacia el norte.

Otras ciudades afectadas deben seguir las órdenes de la policía local, dijeron las autoridades.

El viernes, el gobernador de California, Jerry Brown, pidió a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias declarar la zona en desastre mayor debido a las inundaciones y deslizamientos de tierra provocados por las tormentas.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente