5 alimentos que te están dando sueño

306

Los párpados te pesan y no paras de bostezar. En otras palabras, te sientes MUY cansado y, ¡no tienes la más pálida idea de por qué!, haz dormido 8 horas… La pregunta es: ¿qué fue lo último que llevaste a tu boca? Estos alimentos pueden estar dándote sueño

#1 Ensaladas

El problema: En un impulso saludable, se te ha ocurrido almorzar una ensalada, que (como la gran mayoría) era básicamente lechuga. Pues, debes saber que esta no es una alternativa para nada equilibrada: para afrontar todos los desafíos de tu día y no dormirte en el intento, debes consumir proteínas y carbohidratos saludables. ¡Es imposible sobrevivir a una tarde repleta de responsabilidades con tan solo 200 calorías!

La solución: Incorpora a tu ensalada algo de pollo y garbanzos para adquirir las proteínas que necesitas. También, agrégale quinoa o edamame para cumplir con tu dosis diaria de carbohidratos complejos. Y, ¡no te entusiasmes con aderezos muy pesados! Condimenta tu ensalada con aceite de oliva, vinagre o jugo de limón.

#2 Productos lácteos

El problema: A medida que envejecemos, es frecuente que vayamos perdiendo la capacidad de asimilar bien los productos lácteos, y esto nos hace sentir más cansados.

La solución: Si sospechas que esta es la raíz de tu fatiga, ¡ni se te ocurra abandonar todos los productos lácteos de una vez! Antes de cometer locuras, consulta a tu médico; él te recomendará el mejor camino a seguir para identificar al verdadero culpable.

#3 Bananas

El problema: ¡Ahh, el magnesio! Por un lado, te ayuda a prevenir los calambres, pero por el otro relaja tus músculos e invita al sueño a instalarse. Este se encuentra presente en las bananas, pero también en los frutos secos, en particular en las almendras, el maní y las castañas de cajú.

La solución: Evita consumir estos alimentos por la mañana; trata de acudir a ellos por la tarde o en la noche, cuando no requieras de tu agudeza mental y puedas beneficiarte de los efectos relajantes del magnesio.

#4 La cena

El problema: Tu día ha sido una locura y cenas justo antes de refugiarte en tu cama. Has comido un buen bife de carne con huevo frito, ¡claro! Pues, acabas de poner a tu estómago en aprietos y de exponerlo a sufrir acidez. ¿Sabes en qué se traduce este malestar? ¡En una pésima noche de sueño!

La solución: Evita consumir carnes, huevo o productos lácteos en la cena. Opta, en su lugar, por platos que contengan frutas, verduras y granos enteros. Todos estos son de fácil digestión y te asegurarán un sueño de mayor calidad.

#5 Azúcar

El problema: El azúcar dispara tus niveles de energía y luego los aplasta contra el suelo. ¿La consecuencia? Una efímera sensación de vitalidad y luego, CANSANCIO. Esta fatiga es particularmente notable en quienes solemos llevar una dieta saludable. Y es que nuestro organismo se acostumbra a lo que consumimos y deja de producir los jugos gástricos y las enzimas necesarias para asimilar los azúcares y grasas.

La solución: Esto no significa que debas extirpar el azúcar de tu vida. Solo procura acudir a ella con más cuidado.

Por las noches, el sueño es una gran bendición. Ahora bien, todas sus bondades se pueden esfumar en un abrir y cerrar de ojos si este invitado llega a una hora a la que no lo esperamos. Así que, ¡cuídate de estos alimentos!