Los hombres tienen muchas actividades importantes en la vida y la mayoría de ellas giran en torno al cuidado de la familia y de otras personas. Sin embargo, al concentrarse en ellas, a menudo se olvidan de su propia salud. Seamos honestos, empacar un almuerzo saludable o hacer una cita con el doctor casi nunca está dentro de sus prioridades.

De acuerdo con la Agencia para la Investigación y la Calidad de la Salud del Ministerio de Salud y Bienestar Social de Estados Unidos, en el último año los hombres registraron un 24% menos de probabilidad de visitar a un doctor que las mujeres. Sin embargo, en comparación con las mujeres, los hombres tienen 28% más de probabilidad de ser hospitalizados por insuficiencia cardiaca y 32% más de probabilidad de ser internados por complicaciones a largo plazo asociadas con  diabetes.

“Con estas cifras, resulta obvio que los hombres tenemos algunas necesidades especiales de salud, así como requerimientos nutricionales únicos. La nutrición es fundamental para ayudar a los hombres de todas las edades a vivir más sanos y más plenos”, afirma Gabriel Gómez Morales, Director Médico Regional del área de Nutrición en Abbott.

Por lo tanto es recomendable hacer una pausa, buscar tiempo para sí mismo y de esta manera brindar una versión saludable de usted mismo para los que más quiere. A continuación, les mostramos a todos los hombres algunas formas de suplir sus necesidades especiales de nutrición y salud a lo largo de los años.

Aumente el consumo de proteína

¿No es de los que les gusta el fisiculturismo? No se preocupe. La proteína es buena para que los músculos crezcan, se mantengan y para la salud en general, sin importar cuáles sean sus actividades para ponerse en forma. Desde carreras, hasta perseguir a sus hijos y nietos, comenta Gómez, es importante tener en cuenta que después de los 40 años, los hombres pueden perder entre 8 y 10% de su masa muscular cada 10 años. Debe tener en cuenta que el abuso de suplementos de proteína puede causar problemas graves en su cuerpo como en los riñones. Hable con un profesional de la salud antes de comenzar una dieta o usar un suplemento nutricional ya que en vez de encontrar los beneficios que está buscando puede ponerse en riesgos innecesarios.

De acuerdo con Gómez, “la proteína contenida en la alimentación saludable es el factor más importante para prevenir y revertir la pérdida excesiva de masa muscular cuando envejecemos”. Si es necesario, para aprovechar al máximo los nutrientes que conservan los músculos, se puede utilizar un suplemento nutricional completo y que contenga HMB. El beta hidroxi beta metil butirato o HMB es un metabolito derivado de la proteína que estimula a los músculos a utilizar la proteína que consumen de una forma más eficiente. Si se está haciendo ejercicio, este suplemento completo con HMB puede ayudar a disminuir el desgaste de los músculos y al proceso de reconstrucción del músculo.

Conforme se va entrando en años, las cirugías, enfermedades y el reposo en cama pueden acelerar la pérdida de músculo. Un estudio realizado en 2013 patrocinado por Abbott muestra que un suplemento nutricional completo enriquecido con HMB puede ayudar a los adultos mayores a prevenir la pérdida de músculo cuando se debe estar en reposo por hasta 10 días.

Para mejorar su nutrición y tener músculos más saludables, Gómez recomienda buscar fuentes completas de proteína como el pescado, carne magra, huevos y lácteos. También se puede obtener proteína y HMB a través de suplementos alimenticios como Ensure con HMB.

Aumente el consumo de vitamina C y E

Según Gómez, las enfermedades del corazón son la principal enfermedad que afecta a los hombres de hoy. No obstante, sin importar la genética, es posible controlar el riesgo. La “inflamación crónica” que hace daño en el cuerpo  –determinada en gran medida por nuestros malos hábitos alimenticios– es uno de los principales factores en el desarrollo de estas enfermedades.

De acuerdo con un análisis realizado en 2015 en el British Journal of Nutrition, el consumir nutrientes saludables, como la vitamina C y E (dos de los antioxidantes más poderosos), pueden ayudar a disminuir los niveles de inflamación y del estrés oxidativo, como se llama científicamente, y así ayudar a reducir el desgaste entre otras de las arterias coronarias.

“Busque alimentos ricos en vitaminas C y E, como las nueces, naranjas, toronjas y vegetales de hojas verdes y hable con su doctor sobre las necesidades específicas para la salud de su corazón,” sugiere Gómez.

Disfrute de un hábito de alimentación saludable e incluya el consumo de pescados y mariscos

Los ácidos grasos omega-3 que se encuentran naturalmente en el filete de salmón, ayudan a reducir la inflamación que está ligada a condiciones crónicas como la diabetes, artritis y aun el envejecimiento normal. Un análisis de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard demostró que comer entre una y dos porciones (de 3 onzas) de pescado graso una vez a la semana reduce 36% el riesgo de morir por un infarto.

Para disminuir el riesgo de cardiopatías, la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) recomienda comer pescado dos veces a la semana. Se recomienda elegir pescados de piel más oscura como el salmón, atún y sardinas. Además, es recomendable optar por el consumo de pescados frescos en lugar de suplementos de aceite de pescado.

Disminuya los carbohidratos refinados

Cambiar los carbohidratos refinados por opciones más saludables es la clave para manejar el peso, reducir el riesgo de diabetes tipo 2 y además ayudar a la función del cerebro.

Gómez explica que es frecuente en ciertos casos que la insulina no trabaje como debiera (la hormona del páncreas que maneja el azúcar en sangre) como en obesidad y ciertas enfermedades, lo que lleva a un aumento exagerado del azúcar en sangre, incrementa los niveles de inflamación del cerebro y contribuye potencialmente al daño de los vasos sanguíneos  del cerebro. El compromiso en esos vasos sanguíneos es un factor asociado con la pérdida de la capacidad cognitiva.

Para ayudar a disminuir los riesgos, Gómez recomienda reducir el consumo de carbohidratos refinados que se encuentran en alimentos procesados y bebidas azucaradas. En la medida de lo posible, es recomendable reemplazar los carbohidratos por alimentos integrales que provengan de fuentes como  frutas, vegetales y granos enteros como el pan integral y la quinua.

Revise sus niveles de vitamina D

La mayor cantidad de vitamina D que se encuentra en el cuerpo es producida en respuesta a la exposición al sol, especialmente en las horas del medio día entre 11 a.m. y 3 p.m. Sin embargo, para las personas que viven en latitudes extremas o simplemente no pasan mucho tiempo afuera, consumir una variedad de alimentos ricos en vitamina D como la leche fortificada, los pescados grasos y las yemas de huevo es vital para mantener una buena salud.

“La vitamina D ayuda a la salud de los músculos y de los huesos para mantenerlos fuertes a través de los años”, comenta Gómez. Sin embargo, hasta el 41.6 por ciento de los estadounidenses consumen y procesan insuficientes cantidades de vitamina D, de acuerdo con el estudio publicado en Nutrition Research y la prevalencia de la deficiencia puede ser incluso ser más alta en personas adultas mayores.

Si usted tiene 65 años o más y un historial de caídas o problemas de movilidad, la Agency for Healthcare Research and Quality recomienda hablar con su doctor y realizarse un examen para revisar sus niveles de vitamina D en sangre y determinar si es necesario tomar un suplemento de vitamina D.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente