Si “estar en paz contigo mismo” o “dejar el estrés a un lado”, fueron puntos que incluiste dentro de tu lista de deseos para 2019, no hay mejor solución que empezar el año practicando una nueva disciplina que contribuya con tus objetivos: el Yoga.

Muchas personas definen esta práctica como un conjunto de herramientas que te acercan a tu naturaleza esencial: ser feliz. Para muchos, el Yoga se convierte en un estilo de vida, que permite cultivar la espiritualidad, sanar dolores emocionales y físicos, conectar con el interior y vivir en armonía.

Por estas razones, queremos que conozcas algunos datos curiosos sobre esta práctica que se centra en explorar la magia del movimiento y la respiración, a través de un estilo dinámico que pone especial atención en el autocontrol y la voluntad:

¿Cuándo nació el Yoga?.

Es difícil establecer una fecha exacta para su nacimiento, entre otras cosas, porque que esta es una disciplina que fue evolucionando e incorporando técnicas a lo largo de la historia. No obstante, las evidencias más antiguas se remontan a 5000 mil años atrás, según restos arqueológicos. Su popularidad en el mundo occidental se acentuó en los años 60´s y países, como el Reino Unido, masificaron esta práctica.

Los implementos importan.

En esta disciplina los elementos a utilizar deben entregar seguridad y comodidad. Los productos, que se pueden encontrar en las tiendas de Casaideas en la sección “Fitness y Yoga”, ayudan a comenzar el año renovando energías. Lo infaltable que debes tener es un mat, una toalla para la sudoración, un canguro que se adecue a la silueta de tu cuerpo para guardar el celular y las llaves y por supuesto, un termo ya que es de vital importancia hidratarte adecuadamente.

Los mats, el tapete sobre el cual se realizarán los movimientos tiene que cumplir tres exigencias: deben estar libres de tóxicos como el látex y de materiales pesados como cloro y plomo. Para darse cuenta, es necesario oler el producto. Si el olor es muy ‘plástico’, tiene que descartarse. Lo segundo es que no debe perder la memoria del material, el llamado «rebote». Y tercero, un buen agarre es fundamental.

Por su parte, las toallas deben ser absorbentes; vitales para practicar sin preocupaciones. “Para maximizar las experiencias en el hogar y hacer de estos espacios un lugar inspirador y mágico, es necesario ambientar el lugar con elementos bellos y funcionales, que creen una atmósfera ideal para la práctica del Yoga y faciliten los movimientos”, afirma Diana Estupiñan, Country Manager de Casaideas Colombia.

El título de la clase de Yoga más larga del mundo lo tiene Colombia.

Con 36 horas, 2 minutos y 40 segundos, Bogotá se llevó el Guinness World Record a la sesión más extensa de esta disciplina en todo el mundo, superando a la ciudad de Panchkula, en la India, que ostentaba este reconocimiento. La clase, que comenzó con 18 estudiantes y finalizó con 11 alumnos, fue liderada por el profesor Alexander Rubio Álvarez y tuvo lugar en el Colegio Rodrigo Lara Bonilla.

Las clases de Yoga te dan la posibilidad de conocer personas interesantes.

Aunque la motivación de hacer Yoga no es ligar, ya que no se disfrutaría la esencia de esta práctica, lo que sí es seguro es que, por ejemplo, los hombres que se decantan por el Yoga suelen ser de naturaleza tranquila, reflexivos, les gusta la calma y no los deportes y actividades competitivas. Suena bien, ¿no? Además, es el entorno perfecto para hacer amigos, ya que el Yoga atrae a un público mayoritariamente femenino y es fácil encontrar gustos en común.

Adelgazarás.

Bajar de peso no es el fin del Yoga en sí mismo, pero sí puede ser uno de los efectos inmediatos de su práctica. Si se realiza dos veces a la semana, el cuerpo se vuelve mucho más fuerte y flexible, a la vez que libera muchas toxinas. Además, tu mente se despejará y se llenará de energía, haciendo que puedas controlar tus ganas de comer.