Se dicen y repiten una y otra vez, pero ¿cuánto hay de cierto en ellos? Un detalle de algunos de los mitos que circulan en torno a los celulares y su uso.

  1. Hay que esperar que la batería se descargue por completo antes de recargarla
    Este es uno de los más difundidos. Son muchos los que aseguran que hay que esperar que el dispositivo se descargue por completo antes de recargarlo, porque si no la batería va perdiendo horas de autonomía. La creencia viene de las viejas baterías de níquel-cadmio y, en menor grado, las de níquel e hidruro metálico, que estaban afectadas por este efecto memoria que, efectivamente, hacía que perdieran efectividad si se enchufaban cuando todavía no se había usado toda su carga. Pero eso quedó en el pasado y no es un problema en los modelos modernos.
  2. Es peligroso usar el celular enchufado
    Se puede usar enchufado. Hacerlo no perjudica a la batería. Lo único que sí ocurre es que el tiempo de carga se extiende porque, claro, al usarlo se está consumiendo batería. Por otra parte, han circulado varias historias de gente que sufrió accidentes por usar el equipo mientras estaba conectado, sin embargo no se probó que haya sido necesariamente por esto. La descarga eléctrica pudo haberse ocasionado por desperfectos técnicos de cualquier tipo o por el uso de un cargador de mala calidad.
  3. No se debe dejar el teléfono cargando toda la noche
    El principal miedo es que se recaliente o dañe la batería, pero lo cierto es que cuando el dispositivo está al 100%, se suspende automáticamente la carga.
  4. Si el teléfono se mojó, se puede rescatar con arroz
    Más de uno lo escuchó y seguramente lo probó. Si bien es cierto que el arroz absorbe la humedad, si el dispositivo no es resistente al agua, nada podrá salvarlo. Está lleno de historias de gente que asegura haber salvado su móvil de esta manera. Si alguien lo quiere intentar, no pierde nada con hacerlo, pero oficialmente esto no deja de ser un mito.
  5. Cuantos más megapíxeles tenga la cámara, mejores serán las fotos
    La cantidad de megapíxeles que tiene una cámara es importante, pero definitivamente no es el único ni principal factor a tener en cuenta a la hora de elegir un equipo. Los megapíxeles se refieren a la resolución. Pero si los sensores son pequeños, por ejemplo, una alta resolución puede jugar en contra. Por eso, es fundamental saber cómo son los sensores o el tamaño de cada uno de los píxeles, el enfoque que se puede hacer y las lentes, entre otras variables.
  6. Cerrar las aplicaciones en segundo plano te ayudará a alargar la vida de la batería
    Hace 10 años esto podía ser cierto, pero desde entonces tanto Android como IOS se han vuelto mucho más inteligentes en la manera como administran sus recursos.
    En realidad forzar el cierre de las aplicaciones en segundo plano es contraproducente, por un lado muchos de esos procesos se reiniciará sólo minutos después de que los hayas “matado” y por otro lado todo el tiempo que pasas con la pantalla encendida buscando y eliminando aplicaciones gastará más energía que la que piensas ahorrar.
  7. Deshabilitar los servicios de bluetooth y localización te ayudará a ahorrar mucha batería
    Otro de los rumores que muchas personas siguen creyendo a pesar de que dejó de ser cierto hace una década.
    Teóricamente es cierto que hacer esto puede ahorrar ALGO de batería, pero se trata de una porcentaje tan mínimo que es poco probable que notes alguna diferencia, ya que a lo sumo alegrarás la vida sólo unos minutos en el transcurso de un día, de hecho gastarás más batería si constantemente estas encendiendo y apagando las antenas y GPS.
  8. Es dañino dejar el cargador conectado en el enchufe
    En la mayoría de los casos esto no representa ningún peligro ni aumenta tu consumo eléctrico ya que no reciben energía si el teléfono no está conectado, pero si es conveniente desconectarlos en las siguientes circunstancias:
  • Si el cargador hace ruidos o se calienta demasiado incluso sin un teléfono conectado.
  • Si en tu casa hay animales que puedan mordisquear los cables.
  • Si tienes niños pequeños en casa.
  • Si el tomacorrientes está cerca de alguna tubería de agua o en un sitio que podría inundarse (como un baño)