5 señales de que tienes un desbalance hormonal

339

Las hormonas nos afectan a todos desde el nacimiento, no obstante la palabra tiene una connotación negativa. La mayoría de las personas las utilizan para explicar la angustia de la adolescencia, o a una mujer durante su menstruación, y quizás por una buena razón: los síntomas hormonales pueden tener mucho que ver con nuestro estilo de vida, dieta y entorno.

Los problemas hormonales son muy comunes, por lo que sentir una fluctuación en la hormonas es normal. Cifras revelan que cerca del 80% de las mujeres sufren de algún tipo de desbalance hormonal, lo que resulta en la combinación de retos físicos y mentales debido a los niveles bajos de estrógeno o progesterona (hormonas sexuales femeninas), entre muchos otros. Los hombres también son susceptibles a los desbalances hormonales ocasionados por baja testosterona o niveles de estrógeno altos.

A continuación conoce las cinco señales más comunes de un desbalance hormonal:

Mala calidad del sueño

La falta de sueño, o insomnio, es una efecto secundario común del desbalance hormonal. En hombres puede ser señal de bajos niveles de testosterona. Para ellos, los niveles de testosterona son más altos cuando duermen y requieren de al menos tres horas de sueño para llegar a su auge, pero la privación del sueño, el envejecimiento y los problemas físicos pueden derivar en una reducción del sueño y cambios en las etapas del sueño, de acuerdo a un estudio del 2014.

En mujeres, una mala noche de sueño podría ser resultado de bajos niveles de progesterona. Una encuesta del 2007 descubrió que el 33% de las participantes tenían molestias al dormir durante el ciclo menstrual. Antes de que las mujeres menstrúen, sus cambios hormonales, incluyendo un declive repentino de los niveles de progesterona, afecta el control de la temperatura corporal, lo que puede reducir la cantidad de sueño MOR – que es cuanto suceden la mayoría de los sueños.

Sudores nocturnos

Un desbalance hormonal puede derivar en una mala noche de sueño con sudores nocturnos intermitentes. La reducción de progesterona en las mujeres puede causar que el cuerpo experimente dominancia del estrógeno, derivando en bochornos, sudores nocturnos y aumento de peso entre otros.

Los sudores nocturnos en los hombres pueden estar relacionados con niveles bajos de testosterona. Conforme los hombres envejecen, pierden uno por ciento de testosterona por año tras los 40 años.

Fatiga

Una mala calidad del sueño y los sudores nocturnos pueden derivar en fatiga pero estar cansado incluso tras ocho horas de sueño podría denotar un desbalance hormonal.

Falta de libido

Una falta de interés en el sexo puede señalar bajos niveles de estrógeno en hombres y de testosterona en hombres. El estrógeno baja en la mujeres cuando llegan a la menopausia. Similarmente, en los hombres, los niveles de testosterona sufren un declive tras los 40 años, en un fenómeno conocido como la ‘andropausia’.

Acné crónico

Los brotes antes o después del periodo de una mujer es normal, pero el acné que no se va podría ser síntoma de problemas hormonales. Un cantidad abundante de andrógenos – hormonas ‘masculinas’ que tienen tanto hombres como mujeres – pueden causar que las glándulas sebáceas trabaje de más.

También afectan las células de la piel dentro y alrededor de los folículos pilosos. Estos pueden tapar los poros y producir acné.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente