La segunda celebración totalmente virtual del Día Mundial de los Océanos se celebró el 8 de junio por parte de las Naciones Unidas. Este año se destacó el tema El océano: Vida y medios de subsistencia.

El océano cubre más del 70% del planeta. Es fuente de vida y el sustento de la humanidad y de todos los demás organismos de la tierra.

Prueba de ello es que el océano produce al menos el 50% del oxígeno del planeta, alberga la mayor parte de la biodiversidad de la tierra y es la principal fuente de proteínas para más de mil millones de personas en todo el mundo. Además, el océano es clave para nuestra economía, ya que se estima que, para 2030, habrá en torno a 40 millones de trabajadores en todo el sector relacionado con los océanos.

En conmemoración de este día, desde el Periódico El Sol queremos dejarte cinco buenos propósitos que puedes comenzar a realizar en tu día a día para poder ayudar a los océanos y mantenerlos limpios:

  1. 3R: reduce, reutiliza y recicla

Disminuye tu consumo de energía para reducir las emisiones de Co2: ve a la playa en transporte público o en bicicleta, o si no es posible, intenta llenar tu vehículo de ocupantes, queda con tus amigos para ir juntos y así el impacto será menor y el viaje mucho más divertido.

Evita también utilizar plásticos, que destruyen los ecosistemas marinos, reutiliza los envases y deséchalos en los contenedores correspondientes para que puedan ser reciclado.

  1. No tires las colillas de cigarrillos en la calle

Los cigarrillos son dañinos para las personas, pero ¿sabías que también dañan los océanos? Cada año se tiran 4.5 billones de colillas en el mundo. Como es el caso de las botellas de plástico, muchas de estas terminan en el océano y en las costas. Los filtros de los cigarrillos contienen miles de ingredientes químicos que pueden matar a los peces marinos y de agua dulce. Si fumas, tira tu colilla en la basura, y no en la calle.

  1. Sé un consumidor informado

Los microplásticos de la pasta de dientes, la ropa y algunos jabones llegan al océano ensuciando el agua. Estas partículas son imposibles de recuperar debido a su tamaño tan pequeño. Se estima que por lo menos 51 millones de partículas de microplástico ya se encuentran en los océanos. Esto no solo pone en peligro a los animales que las ingieren, sino que también pone en riesgo a los humanos que consumen el plástico cuando comen pescado.

Cuando compres productos de higiene personal, evita los que contengan microplásticos. Puedes evitarlos si lees los ingredientes en las etiquetas; si contienen “polipropileno”, “polietileno”, “tereftalato de polietileno” o “polimetil metacrilato”, ¡no lo compres!

  1. Participa en limpiezas de playas u organízalas tú mismo

Son muchas las asociaciones que organizan jornadas de limpieza de playas tanto a nivel nacional, como a nivel regional. Además, algunas facilitan que cualquier persona pueda gestionar sus propias jornadas de limpieza. Es muy fácil constatar la contaminación del océano cuando vas a la playa. Los pedazos de plástico como las botellas o bombillas muchas veces terminan en la orilla.

  1. Apoya a una organización que salve la vida marina

Si te importa la vida que hay dentro del agua y si te preocupas por ti mismo, dona parte de tu tiempo o dinero a una organización que ayude a ocuparse de estos temas importantes.

Recuerda que no hace falta ser un experto o profesional del mar para generar un impacto positivo, tomando decisiones acertadas en el día a día se puede formar parte del cambio.