El 5G cambiará la forma en que vemos las telecomunicaciones

256

En el 2013 emergió la tecnología LTE como una de las grandes revoluciones del Internet y la telefonía: el 4G, la cuarta generación que revolucionó y potenció significativamente la conectividad entre los usuarios de dispositivos móviles. A pesar de que dicha tecnología lleva muy poco tiempo en el mercado y de que incluso las principales compañías prestadoras de sus servicios aún no logran recuperar los costos de la inversión, todo parece indicar que, en menos tiempo de lo esperado, avanzaremos al 5G como estándar global de telecomunicaciones móviles.

El 5G, es quinta generación de tecnologías inalámbricas y móviles, un conjunto de protocolos, dispositivos y estándares que deberán definir una red móvil mucho más veloz, estable y con menos latencia, apta no solo para el mundo de la hiperconectividad por Internet sino también para el emergente ecosistema del Internet de las Cosas.

La primera de las cinco generaciones fueron los teléfonos análogos. La segunda, la digitalización y la posibilidad de enviar mensajes de texto. La llegada del 3G implicó ajustes para lograr una mayor velocidad y ancho de banda, además de protocolos ampliados que permitieron transmitir formatos como el HTML.

El 4G se mostró como una ampliación de capacidad más que de aplicaciones, pero tuvo gran efecto comercial y de mercadeo. Si bien, como explica Brad Burke, de Digital Trends, mucha redes que hoy se ofrecen como 4G son simplemente una versión mejorada de una red 3G, 4G aumentó mucho las capacidades tanto en redes como en dispositivos, con el objetivo de llegar a velocidades de descarga de 100 megabytes por segundo, y permitió la llegada al móvil de una verdadera era del video web y el streaming.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente