A 26 años de la matanza del bar Oporto en Medellín no hay justicia

376

MedellínEn la noche del 23 de junio de 1990, el mismo día que la selección de Colombia quedó eliminada del Mundial en Italia, al caer derrotada dos goles por uno frente por Camerún, un comando de hombres encapuchados y con ametralladores irrumpió en la taberna Oporto en la Loma de Los Benedictinos en Envigado y tras separar a los hombres de las mujeres, los hicieron poner boca abajo, abrieron fuego y mataron a 25 jóvenes, algunos de ellos de familias prestantes y reconocidas de la ciudad.

Santiago Salazar, quien perdió allí a su hermano Juan Pablo, y desde entonces se ha dedicado a investigar que ocurrió ese día y quienes fueron los responsables, aseguró que 26 años después las familias de las víctimas aún esperan que haya verdad, justicia y reparación.

Contó que la Unidad de Víctimas nunca los quiso reconocer como tal, pues para cuando ocurrieron los hechos aún no existía la Ley de Víctimas, y que solo a dos personas se les concedió tal beneficio y no imperó el derecho de igualdad, además el hecho no es reconocido como parte del conflicto interno colombiano y lo atribuyen a un enfrentamiento entre bandas delincuenciales.

Si bien las versiones de ese entonces indicaron que los culpables de la masacre eran hombres de Pablo Escobar y otros que la guerrilla, Santiago Salazar, quien ha investigado el episodio y realiza un documental, por lo cual fue amenazado y tuvo que irse del país, manifiesta que todos los indicios apuntan a que los responsables fueron hombres del bloque de búsqueda que intentaban capturar al capo, y que el objetivo de la matanza era atemorizar a la población civil y ponerla en contra del mafioso fugitivo.

Esta versión le fue corroborada por uno de los hombres cercanos a Escobar, pero también por el jefe de sicarios John Jairo Velásquez, alias Popeye, e incluso María Victoria Henao, entonces esposa de Pablo Escobar, se lo hizo saber a familiares de una de las víctimas, dueños de una reconocida joyería de la ciudad.

Lo único cierto es que 26 años después no hay ningún sindicado, el proceso hasta hace poco se encontraba en investigación previa y los familiares de las víctimas aún reclaman que se haga justicia.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente