«A colón» poema de Rubén Darío

811
Martin Katz Darío, arquitecto e historiador, nació el 22 de septiembre 1957 en Buenos Aires, Argentina, hijo único del matrimonio de la nieta mayor de Rubén Darío, Stella Teresa Darío y Basualdo. Foto: cortesía

Comparto con ustedes síntesis de la historia de mi familia y así conozcan facetas de la vida de mi bisabuelo Rubén Darío, yo soy Martin Katz Darío uno de los 9 bisnietos del poeta Rubén Darío de la rama de la costarricense Rafaela Contreras Cañas su primera esposa. Darío, estaba en Guatemala para buscar mejor trabajo dejando en Costa Rica a su esposa Rafaela Contreras, su hijo de meses que acababa de nacer el 11 de noviembre de 1891. Este año se cumplirán 130 años de su llegada al mundo  y a su suegra Manuela Contreras, por la responsabilidad de mantener a su nueva familia por eso partió a ese país vecino, allí se entera que el gobierno de Nicaragua lo nombra miembro de la delegación de ir a España por los 400 años del descubrimiento de América 12 de octubre de 1892 y allí fue dejando a su flamante familia en América.

El Padre del modernismo en 1888 con 21 años   publicó Azul en Valparaíso, Chile y como buen divulgador de su obra le envió un ejemplar al conocido y célebre crítico literario español Juan Valera decía: todo libro que desde América llega a mis manos excita interés y despierta mi curiosidad, pero ninguno hasta hoy la ha despertado tan viva como el de usted, no bien comencé a leerlo… sigue la carta: Yo no creo que se ha dado jamás caso parecido con ningún español peninsular, todos tenemos un fondo de españolismo que nadie nos arranca ni a veinticinco tirones… imagínense la expectativa que había en esa España peninsular conocen a ese centroamericano nicaragüense que estaba transformando parte de la literatura española  y Darío recita ante los reyes y la España el poema A colón que a continuación comparto:

A colón

¡Desgraciado Almirante! Tu pobre América,
tu india virgen y hermosa de sangre cálida,
la perla de tus sueños, es una histérica
de convulsivos nervios y frente pálida.

Un desastroso espíritu posee tu tierra:
donde la tribu unida blandió sus mazas,
hoy se enciende entre hermanos perpetua guerra,
se hieren y destrozan las mismas razas.

Al ídolo de piedra reemplaza ahora
el ídolo de carne que se entroniza,
y cada día alumbra la blanca aurora
en los campos fraternos sangre y ceniza.

Desdeñando a los reyes nos dimos leyes
al son de los cañones y los clarines,
y hoy al favor siniestro de negros reyes
fraternizan los Judas con los Caínes.

Bebiendo la esparcida savia francesa
con nuestra boca indígena semiespañola,
día a día cantamos la Marsellesa
para acabar danzando la Carmañola.

Las ambiciones pérfidas no tienen diques,
soñadas libertades yacen deshechas.
¡Eso no hicieron nunca nuestros caciques,
a quienes las montañas daban las flechas! .

Ellos eran soberbios, leales y francos,
ceñidas las cabezas de raras plumas;
¡ojalá hubieran sido los hombres blancos
como los Atahualpas y Moctezumas!

Cuando en vientres de América cayó semilla
de la raza de hierro que fue de España,
mezcló su fuerza heroica la gran Castilla
con la fuerza del indio de la montaña.

¡Pluguiera a Dios las aguas antes intactas
no reflejaran nunca las blancas velas;
ni vieran las estrellas estupefactas
arribar a la orilla tus carabelas!

Libre como las águilas, vieran los montes
pasar los aborígenes por los boscajes,
persiguiendo los pumas y los bisontes
con el dardo certero de sus carcajes.

Que más valiera el jefe rudo y bizarro
que el soldado que en fango sus glorias finca,
que ha hecho gemir al zipa bajo su carro
o temblar las heladas momias del Inca.

La cruz que nos llevaste padece mengua;
y tras encanalladas revoluciones,
la canalla escritora mancha la lengua
que escribieron Cervantes y Calderones.

Cristo va por las calles flaco y enclenque,
Barrabás tiene esclavos y charreteras,
y en las tierras de Chibcha, Cuzco y Palenque
han visto engalonadas a las panteras.

Duelos, espantos, guerras, fiebre constante
en nuestra senda ha puesto la suerte triste:
¡Cristóforo Colombo, pobre Almirante,
ruega a Dios por el mundo que descubriste!

Referencia: https://www.poemas-del-alma.com/a-colon.htm

Rubén Darío escritor, poeta, diplomático y periodista nicaragüense.

Luego del éxito en España, regresando a Nicaragua Darío hace escala en Cartagena de Indias, Colombia y allí visita al expresidente Rafael Núñez, poeta y literato, Núñez le pregunta a donde quiere ir ahora, por los éxitos que estaba teniendo el joven poeta y él le dice que a la Argentina,  ya que es corresponsal desde 1889   de la Nación y así fue que Núñez le consigue el consulado de Colombia en Argentina.

Regresa a Nicaragua y allí se entera que su esposa la costarricense Rafaela Contreras (la 1era mujer cuentista modernista centroamericana había fallecido por una operación menor. Rafaela de 23 años le dejó una nota diciendo: “Rubén en caso que me muera quiero que mi hijo lo crie mi hermana Julia y cásate con Rosario ya que tú no puedes estar solo”,  y así lo hizo,  la única condición que Julia y su marido Ricardo Trigueros   pusieron que recién a los 19 años de Rubén Álvaro (su hijo le dirían la verdad de la paternidad ya que no querían tener diferencias con sus hijos y criarlo como un hijo más, Darío aceptó y tuvo la desdicha que por la denuncia que había hecho años atrás el dictador de El Salvador no pueda ni enterrar a su mujer ni ver a su hijo, tenía el ingreso prohibido su pena de muerte, se casó con Rosario Murillo Rivas su primera novia y partió a la Argentina y estuvo   de 1893 a 1898 fue el periodo más largo fuera de Nicaragua, para Rubén y la consideró como su Patria Cultural y Espiritual, lo único que le dejó a su primogénito Rubén Álvaro Darío Contreras  que fuera a formar su familia y futuro a ese país austral y así  fue.

Por: Martin  Katz Darío
Arquitecto e historiador, nació el  22  de septiembre  1957 en Buenos  Aires, Argentina, hijo  único del  matrimonio  de la  nieta mayor  de Rubén Darío, Stella  Teresa  Darío   y  Basualdo   de Katz  con  Martin  Katz   inmigrante   Alemán   que  llego  con sus padres   después  de la 1er  guerra   Mundial   con 1  año de edad en el  año 1922. Katz Darío. Desde hace  unos años es investigador  de la  vida de Rubén  Darío  aprovechando  esa  oportunidad  de ser familia   del poeta cosmopolita y poder   accionar  lazos culturales  entre investigadores   de  todo  el  mundo  compartir  datos  y contactos