A estas universitarias guapas no les paga papi los estudios, tienen otro sistema mejor

224

Amor por interésEn Japón hace años que proliferan en su barrio rojo locales nocturnos donde los ejecutivos pagan cuantiosas sumas de dinero por mantener conversación (y tal vez algo más) con jóvenes universitarias; mujeres cultas y bellas que no han hecho del entretenimiento y las artes tradicionales su profesión de por vida, sino que consiguen sacarse un sobresueldo de esta forma simulando que “chico conoce a chica” y ella es perfecta y joven y sabe hablar de Sócrates y también, como no, de ‘El Imperio de los sentidos’.

Si bien en occidente siempre han existido las damas de compañía, hace un tiempo saltaban a los medios noticias sobre estudiantes (mayores de edad) que ejercían la prostitución de lujo para pagarse los estudios. Ahora la website Seeking Arrangement ha querido darle la vuelta a los bancos de tiempo y convertirlos en camas redondas y facilita a los universitarios una forma fácil de pagarse los estudios y los caprichos. ¿Cómo? Citándose con personas acaudaladas que buscan compañía a cambio de regalos y cheques. Es decir, un ‘win-win’ de cándidas y sexy ‘sugar babies’ y sus generosos ‘sugar daddies’.

“Trabajaba cuatro días a la semana y asistía a la universidad cinco. Era realmente duro”, explicó a ‘The Daily Mail’ Andrea Warren, una estudiante de Derecho que creó un perfil en la web viendo el éxito que tenía una amiga suya. Y continúa: “No podía llevar adelante mis estudios y trabajar al mismo tiempo, necesitaba algo más fácil que me reportase ingresos”.

Otra estudiante de Marketing en Oxford, de 22 años, revela que el dinero que recibe de sus dos amorosos filántropos, de 47 y 32 años: “Obviamente, los chicos no saben nada el uno del otro”, bromea. “Uno de ellos me compra todo lo que necesito –un vestido nuevo si vamos a salir, libros de texto, zapatos…–, y el otro me da una asignación mensual de entre 1000 y 1200 euros”. Y añade que dejó bien claro desde el principio en su perfil que lo único que intercambiaba era compañía, en modo alguno sexo, porque no es una ‘escort’, y que hay muchos hombres que lo único que buscan es una acompañante femenina con la que compartir hobbies. “A uno de los chicos le encantan las motos y su ex mujer las odiaba, pero a mí me gustan. Condujimos hasta España y lo pasamos realmente bien; teníamos cosas en común que no había compartido con su mujer”, cuenta.

También lo tiene muy claro: ahora mismo no está buscando ninguna relación seria, pero no seguiría en la web si tuviese novio y, desde luego, sabe que no es un trabajo para toda la vida. “Sé que el modo en que me pago los estudios puede resultar extraño y también me lo pareció a mí al principio, pero después de escuchar las historias de esos hombres… Bueno, están divorciados y lo único que quieren es algo de compañía femenina”.

Chicos normales y solventes

Para Andrea el perfil de hombre es alguien que trabaja en la banca o en finanzas y “buscan algo que se parezca a una relación pero no tienen tiempo para nada serio. Y ese trato es ideal para alguien como yo, porque estoy centrada en mis estudios, aunque nunca se sabe…”. afirma. Ahora la estudiante de Derecho recibe una asignación de su ‘dulce’ papi de más de 600 euros al mes y le cubre de regalos y experiencias que, de otra forma, no podría costear. “La semana pasada me llevó al restaurante del Chef Ramsay y disfrutamos de una cena carísima; también me gasté 7.700 euros en Harrods, en un bolso de Versace, un top y unos zapatos. ¡Ah! Y voy a Venecia el próximo mes y me alojaré en un hotel de cinco estrellas”, explica encantada.

Son conscientes de que la mayoría las juzgaría por ello, pero insisten en el concepto de “intercambio” y que este servicio responde a nuevas necesidades sociales y estilos de vida alternativos. “Son chicos muy normales, incluso uno de ellos ha conocido a mi padre”, explica, y recuerda el momento en que accidentalmente ocurrió, cuando su ‘sugar daddy’ envió diez ramos de flores a la casa familiar por error. “Como el hombre tenía 26 años pensó que era mi cita”, bromea, y afirma, por si alguien lo duda, que jamás quedaría con esos hombres si no le resultasen interesantes y no hubiera una conexión. “El dinero no es lo más importante, también me gusta tener a alguien que cuide de mí”.

El amor es de pobres

Más de un cuarto de millón de estudiantes en Reino Unido se han hecho con una mami o un papi de azúcar que financie sus estudios y en solo un año este rentable “empleo” ha crecido en el país un 40%. Angela Jacob Bermudo, representante de la web en Europa, señala las razones: por un lado, dice, se ha corrido la voz entre los universitarios y, por otro, la sociedad en que vivimos ha cambiado, es más abierta. “Las mujeres hemos sido injustamente etiquetadas de caza-fortunas si buscamos una pareja exitosa. Estos “acuerdos”, que han existido toda la vida, te permiten dar con el tipo de persona que necesitas, sin miedos, ni juicios o estigmas”, explica, y añade que, mientras al hombre se le ha permitido desde tiempos antiguos buscar en la mujer determinadas cualidades, como que sea educada o bella, las féminas deberían hacer lo mismo.

En 2006 un empresario felizmente casado, Brandon Wade, fundó Seeking Arrangement y su creación vino amparada por la idea, tal y como escribió en un artículo para CNN, de que el amor está sobrevalorado y que la monogamia, en la que el cree y practica, está hecha para aquellos que pueden mantenerla. Y lleva su lema hasta el infinito y más allá: de hecho, la empresa ofrece a las ‘sugar babies’ cuentas premium para nuevos miembros que permiten a las candidatas tener mayor visibilidad, además de perfiles básicos totalmente gratuitos.

Wade, este filántropo de Las Vegas ha desarrollado, además, otros sites para abrir nuevos “horizontes” a las universitarias, como Miss Travel, que les permite viajar gratis al lugar de sus sueños a cambio de que un “generoso miembro” lo costee o Whatsyourprice, donde los ricos pueden comprar el afecto de dispuestos jovencitos.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente