Según la Dirección Nacional de Bomberos de Colombia (DNBC), en lo corrido del 2019, se han registrado 938 incendios estructurales a nivel nacional que han comprometido la vida de aproximadamente 9.760 familias.

Cuando llegamos a un lugar es común fijarnos en el ambiente, la decoración y las personas. Sin embargo, hay un factor mucho más importante que en la mayoría de los casos pasa desapercibido, observar y reconocer qué tan protegido se encuentra un lugar ante una emergencia con fuego.

Ningún establecimiento público o privado está exento de sufrir un incendio, no obstante, los edificios de gran altura, los centros comerciales y espacios con movilidad reducida como los hospitales, son los más vulnerables a este tipo de emergencias. Por tal razón, es indispensable que tanto el propietario como los asistentes a estos recintos, conozcan y utilicen las herramientas disponibles para mitigar el riesgo y prevenir un siniestro con fuego.

¿Cómo identificar el riesgo de un establecimiento?

  1. En primer lugar, hay que asegurarse de que el lugar cuente con vías de evacuación y una adecuada señalización de emergencia. Siempre al llegar a un lugar, es indispensable verificar la salida de emergencia más cercana.
  2. “Un espacio protegido debe contar con detección de humo, alarmas y sistemas de supresión como los rociadores automáticos, que actúan de manera inmediata y eficaz en la extinción del fuego” afirma Sotelo.
  3. Es importante identificar qué elementos del establecimiento son combustibles y pueden generar la propagación del fuego. Por ejemplo, cortinas, mobiliario u objetos elaborados con materiales inflamables.
  4. Tomar medidas de precaución y control cuando se realizan actividades con fuego como la soldadura y el oxicorte.
  5. Finalmente, es primordial evitar prácticas que pongan en riesgo la vida de las personas que ocupan el lugar. “Fumar dentro de un espacio cerrado, descuidar la estufa cuando está encendida y sobrecargar las tomas eléctricas son algunas de las principales causas por las cuales se origina un incendio. De allí, que esté en nuestras manos prevenir estas emergencias, fomentando una cultura contra incendios que proteja la vida y minimice las pérdidas materiales” concluye el experto.