Autoridades de la Reserva Federal alertaron este martes que la economía de Estados Unidos (EE. UU.) se recuperará más lento de lo esperado tras el aumento de los casos de COVID-19.

“La pandemia sigue siendo el catalizador clave del curso de la economía. Todavía nos rodea una espesa niebla de incertidumbre y los riesgos bajistas predominan», comentó la gobernadora de la FED, Lael Brainard en declaraciones que recogió Reuters.

Solicitó al banco central comprometerse a entregar una sostenida expansión monetaria con orientación a futuro y compras de activos a gran escala. Enfatizó que un respaldo fiscal adicional sería “vital” para la fortaleza de la recuperación, debido a que la primera ronda de programas de apoyo para la economía terminarán pronto.

«Una serie de compañías, grandes y pequeñas, se están dando cuenta que esto no es un problema de dos meses y están reformulando su negocio», expresó el presidente de la Fed de Richmond, Thomas Barkin.

Barkin acotó que el desempleo en el país podría aumentar nuevamente a medida que las empresas se ajustan a una recesión que probablemente será más prolongada que lo anticipado y ante el término de iniciativas como el programa de protección de sueldos (PPP).

El jefe del banco regional de St. Louis, James Bullard fue más optimista tras asegurar que su escenario base es que la economía siga creciendo en el segundo semestre del año, sin embargo, fue cauto.