Un deslizamiento de tierra ocurrido esta noche en la provincia de Sichuan, en el suroeste de China, ha derrumbado decenas de casas y ha dejado al menos 120 desaparecidos, según ha informado la agencia estatal Xinhua.

Las autoridades del condado de Maoxian han informado que el suceso se ha producido después de que se deslizara una parte alta de una montaña que ha caído sobre la aldea de Xinmo, en torno a las 22:00 horas GMT del viernes.

Al menos 62 casas han quedado enterradas mientras que dos kilómetros del curso de un río y 1.600 metros de una carretera han quedado sepultados por las rocas. Según han informado el Gobierno local el desprendimiento se ha producido por las intensas lluvias que han caído en la zona.

En un principio Xinhua ha apuntado que la cifra de desaparecidos era de 141 pero luego la ha bajado a “más de 120” sin precisar si el resto de personas han sido rescatadas.

Sí ha dado a conocer de que tres personas de una misma familia han sido rescatadas, cinco horas después del desprendimiento de tierra, y trasladadas a un hospital sin heridas graves, aunque otro hijo de la familia permanece enterrado en la casa.

La televisión local de Sichuan ha apuntado que dos supervivientes han sido evacuados mientras que se ha hallado un cuerpo sin vida.

Según informó el portavoz del gobierno provincial de Sichuan, Tang Limin, un equipo de rescate con más de 1.000 personas se ha trasladado a la zona, con excavadoras y un instrumento de detección de vida.

El gobierno provincial ha puesto en marcha el nivel más alto de respuesta de socorro en caso de desastre mientras que el presidente del país, Xi Jinping, ha ordenado que se pongan todos los esfuerzos en el rescate de los posibles supervivientes.

En esta época del año son frecuentes las lluvias torrenciales en China y es común que se produzcan inundaciones, desprendimientos y otras catástrofes motivadas por fenómenos meteorológicos.

Según ha informado Xinhua, en las provincias de Hunan y Hubei, en el centro de China, las inundaciones provocadas por las lluvias de los dos últimos días han afectado a unas 466.500 personas.

Medio centenar de casas se han derrumbado, por lo que más de 9.000 personas han tenido que ser evacuadas.