El concepto ergonomía es algo que se pone más de moda, para explicarlo en palabras simples, es el estudio que busca lograr mayor comodidad a las personas en su ambiente laboral. Entendido lo anterior, se puede considerar que hay ergonomía emocional, anatómica, ambiental, salarial y social.

Al principio se empezó a dar énfasis a la ergonomía anatómica, lo cual implica hacer máquinas y mobiliario que ayuden a los obreros a cansarse menos y por consiguiente a mejorar el rendimiento productivo. Por ejemplo, en los Estados Unidos, la importante compañía fabricante de vehículos Ford, hace unos años determinó que, en sus cadenas de montaje algunos obreros sufrían de dolencias en sus piernas y la columna, al estar muchas horas sobre pisos de concreto.

Después de varios análisis de especialistas en la salud laboral, se optó por ponerles tarimas de madera, y con eso se mitigó el problema. Además en las demás industrias automotrices se ha llegado a implementar sistemas electromecánicos y robotizados que, permiten girar los vehículos lateralmente para que así los obreros puedan instalar con más facilidad cientos de piezas a los carros, que están en el proceso de ensamble. Ese tipo de ergonomía, hace que el obrero trabaje con más motivación, lo cual implica un bienestar emocional satisfactorio.

En la historia de la industria de alimentos de los Estados Unidos, una reconocida compañía en las primeras décadas del siglo veinte, ideó, dar a las empleadas cierto tiempo para que fueran a realizarse sesiones de belleza, ya fuese maquillaje, ejercicios de gimnasia y algunos entretenimientos. Eso significó, crear una ergonomía ambiental (entendida como un ambiente empresarial positivo) para romper los esquemas tradicionales de ver a los empleados como simples máquinas.

Se ha probado que, al dar a los empleados mejores salarios y otros incentivos, esa puede ser una forma de llegar a una ergonomía salarial. Entonces, si se unen la ergonomía anatómica, ambiental y salarial, esto puede significar un éxito de ergonomía social, al lograr gente más sana física y emocionalmente.

Pese a lo anterior, es lamentable saber que culturas asiáticas, se preocupan solo en lograr que el obrero trabaje mucho más y no tenga derecho a los alcances de una ergonomía integral. En algunos países, por ejemplo, es común que los comerciantes de origen chino, exploten a los obreros de su misma etnia y los de otras nacionalidades.

En el gremio de empresas de autobuses, lo choferes sufren muchos maltratos de los patronos, tales como el hecho conducir por largas jornadas, y a veces no tienen ni tiempo de desayunar, merendar a media mañana, y si quizás almuerzan deben hacerse tragado el bocado, a eso se suma que les rebajan el salario cuando las marcas del contador electrónico no concuerdan con el dinero recaudado.

Pese a estas situaciones, cuando los obreros se atreven a denunciar esos atropellos ante las autoridades de legislación laboral, es común que muchas queden impunes los jefes o patronos, que han cometido abusos. Entonces, eso implica una falta de verdadera ergonomía jurídico – salarial y por ende la injusticia laboral.

Por: Osvaldo Corrales Jiménez
Comentarista de temas cotidianos