La ciudad alemana de Tréveris dispone de un máquina expendedora de productos legales de cannabis que funciona desde hace varios meses y se trata de la primera en el país.

Las flores prensadas y secadas en bolsitas, así como las bolitas con esencia de la planta en envases de plástico y todo tipo de accesorios para fumar se pueden comprar allí las 24 horas del día.

Se trata de productos de cáñamo con el ingrediente activo CBD (cannabidiol), que se considera muy poco psicoactivo.

“Se puede hacer té u hornear con él”, dice el propietario de la máquina, Kai Schmieder. El contenido de THC (tetrahidrocannabinol) está muy por debajo del umbral del 0,2 por ciento.

En Alemania sólo se pueden comercializar productos de cáñamo con un contenido muy reducido de THC. Hay excepciones para el cannabis como medicamento de venta bajo receta.

“Ya hay máquinas expendedoras de cannabis en Austria y Suiza, la de Tréveris es la primera en Alemania“, afirma Schmieder, que tiene tiendas con estos productos en Tréveris, Heidelberg, Kassel y Bonn.

La máquina, instalada en Tréveris desde noviembre, funciona tan bien que Schmieder quiere instalar más dispositivos en otras ciudades.