Los guardaparques del Australian Reptile Park advirtieron que las lluvias que apagaron el incendio de al menos 10.000.000 de millas podría causar la aparición de arañas mortales.

“Las recientes condiciones de clima húmedo seguidas de días calurosos han creado las condiciones perfectas para que prosperen las arañas de tela en embudo”, acotaron.

Asimismo, informaron que se trata de la Atrax robustus, mejor conocida como la “Araña de Sidney”, la cual es considerada como una de las tres especies más venenosas del mundo.

Igualmente, destacaron que estas suelen salir una vez al año cuando se inundan sus madrigueras y se ven obligadas a abandonarlas.

Por último, explicaron que para crear el antídoto a su veneno deben “ordeñar” las arañas para inyectarlo a un conejo, el cual crea los anticuerpos utilizados para tratar a los humanos.