La Fundación Liga del Caribe contra la Artritis y el Reumatismo -LICAR-, el Hospital Niño Jesús de Barranquilla y la organización Care For Kids invitan a la ciudadanía en la capital del Atlántico, Cartagena, Santa Marta y alrededores a participar en la campaña de diagnóstico de la Artritis Idiopática Juvenil -AIJ-, que tendrá lugar este mes en la Región Caribe. De acuerdo con las autoridades, el desconocimiento de la enfermedad por parte de la población es uno de los principales retos para su detección temprana.

Según expertos, la AIJ es una enfermedad autoinmune que comienza antes de que los pacientes cumplan la edad de 16 años y, para que sea considerada una artritis crónica, sus síntomas deben durar mínimo 6 semanas. Esta enfermedad causa, a largo plazo, inflamación crónica de las articulaciones, dolor, rigidez articular que, sin un diagnóstico y tratamiento temprano, puede ocasionar graves complicaciones como trastornos de crecimiento, inflamación ocular, malformaciones y discapacidades.

La Artritis idiopática juvenil puede ser difícil de diagnosticar. El dolor, la hinchazón articular y la dificultad para moverse son síntomas que pueden indicar que se padece de la enfermedad, cuyo diagnóstico depende de la historia médica, los hallazgos físicos, y la exclusión de otras patologías.3 No obstante, los médicos recomiendan a los padres de familia estar alerta ante cualquiera de los siguientes signos:

  • Dolor: Aunque su hijo podría no quejarse de dolor articular, tal vez note que cojea, especialmente apenas se levanta a la mañana o después de una siesta.
  • Hinchazón: Es común que las articulaciones se hinchen, pero con frecuencia se nota primero en las articulaciones más grandes, como la rodilla.
  • Rigidez: Quizás note que su hijo parece más torpe que lo habitual, especialmente por la mañana o después de las siestas.

Algunos especialistas coinciden que, actualmente, existe una demora en el diagnóstico de hasta de dos años, cuando los niños deberían llegar desde los dos o tres meses a la consulta. Esto se debe a un gran desconocimiento de la patología en el mundo médico y en la población en general, que suele confundir sus síntomas con otras enfermedades, y las creencias de que la artritis es una enfermedad exclusiva de personas adultas, entre otros mitos sociales.

Aunque, la Artritis idiopática juvenil se produce cuando el sistema inmunitario del organismo ataca sus propias células y tejido, aún se desconoce cuál es la razón por la que esto sucede, pero, tanto la herencia como el entorno pueden influir en el desarrollo de esta patología. Se estima que 1 de cada 1.000 niños padece de AIJ.

“Pese a su diagnóstico, la mayoría de los niños con artritis pueden vivir una vida normal. Por lo que es muy importante detectarla de manera temprana y consultar a profesionales médicos con experiencia en el tratamiento de la artritis en niños y jóvenes”, agrega la doctora Guarnizo.

El tratamiento de la AIJ tiene como objetivo aliviar el dolor, evitar la deformidad, mantener la funcionalidad de las articulaciones y que los niños crezcan adecuadamente y alcancen una vida adulta normal. Los medicamentos y la terapia física son esenciales para alcanzar la remisión de la enfermedad.