Según el estudio presentado por la Asociación Estadounidense del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés), determinaron que el aumento de la temperatura y el cambio climático pueden causar cerca de 7.000 casos adicionales de Defectos Congénitos del Corazón en los próximos 11 años.

El informe de AHA que fue dado a conocer en la revista especializada Open Access se refiere a los estados de Arkansas, California, Carolina del Norte, Georgia, Iowa, Nueva York, Texas y Utah asegura que dicha problemática aumenta considerablemente el número de niños que nacen con anomalías del corazón en EE.UU entre 2025 y 2035 debido a la exposición de sus madres a temperaturas excesivas desencadenadas por el cambio climático, durante el embarazo.

“Es importante que nuestros médicos aconsejen a las mujeres embarazadas y a quienes planean quedar en el embarazo, sobre la importancia de evitar los calores”,aseguró Shao Lin, profesora de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Albania en Nueva York y autora principal del estudio.

Los investigadores utilizaron cálculos del aumento de temperatura elaborados por la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA) y el Instituto Goddard para Estudios Espaciales y fue basada en la proyección de datos teniendo en cuenta el número histórico de días de calor excesivo, así como la frecuencia y duración del evento.

Lin aseguró que, aunque el estudio es preliminar, es prudente que las mujeres tomen medidas de prevención similares a las recomendadas de personas que padecen enfermedades cardiovasculares y pulmonares durante periodos de temperaturas extremas.
En la investigación se evaluó el impacto de la exposición al calor y los defectos congénitos del corazón entre 1997 y 2017. Así mismo se fundamentó en trabajos anteriores que determinaron que madres expuestas a altas temperaturas son más propensas a tener un bebé prematuro o de bajo peso.