Hace unos pocos meses me sorprendí al ver como la hija, humillaba a su progenitora, ella la estaba aconsejando, obviamente para su bienestar, ya que su novio es un joven inconveniente para que esté a su lado.

Madre: “Ese joven no te conviene es un vicioso es alérgico al trabajo es un rufián, ¿qué futuro tienes con él?, el único y de seguro es que te deje embarazada y te sumes a la aglomeración de madres célibes, lo ideal es que esperes a un hombre, emprendedor alguien que te ame, te valore y te acepte en tu realidad actual, sé ingeniosa y envenénate de los sentimientos y pensamientos positivos de un varón que te demuestre en todo momento que verdaderamente te adora”.

Hija:Madre te respeto mucho y lo sabes, te suplico que por favor no te entrometas en mi vida sentimental, soy mayor de edad y responsable de mis propias acciones…”.

En un segundo le dijo un montón de palabras no adecuadas, humillando de forma vil a su propia madre, solo por el consejo que ésta le daba para su bien, en seguida aquella dama, por sus blandas mejillas recorría inagotable profusión de lágrimas.

Ahora las madres ya no pueden darles sugerencias a sus descendientes, y la que lo hace se une a la lista de enemistades, porque si a alguien le das una exhortación caes mal, muchos creen que lo que tú dices es falsedad, dócilmente se dejan dominar por la verdaderas falsedades que algunos les dicen en la calle o gremios no apropiados para dar sugerencias, los mayores siempre hablan con firmeza y más cuando se dirigen a sus hijos, hoy en día es total aflicción como los jóvenes irrespetan a los mayores.

Las variedades de las flores son incontables, y han sido creada con una perfección asombrosa, fueron planteadas para donárselas a las hermosas mujeres y hay que hacerlo en todo tiempo sin importar la circunstancia, la abundancia de fragancia que contienen, es de elegancia y con ansias la mujer se hipnotiza.

Regalar una rosa a una dama sin drama, es formidable, son raras a las que no les gusta estos complementos de grandes significados, y porque no darle a mamá en vida un ramillete de flores de sus preferidos colores, viva te sabrá agradecer ya muerta es un error ir a darle una flor haz lo mejor y demuéstrale tu amor en plena respiración. Como alegoría de respeto, afecto, cariño y admiración, sé detallista con las mujeres iniciando por mamá.
Deberíamos apreciar intensamente en el presente al ser amado ya que a éste no lo tendremos para siempre en nuestro hábitat, porque un día cualquiera, viajará sin derecho a regresión, si vamos a elogiar a quien nos ama y amamos descubrámoslo cuando el respire y no en su ausencia, así nos agradecerá y físicamente viajará feliz.

“Los muertos reciben más flores que muchos vivos, porque el remordimiento suele ser más fuerte que la gratitud”, ir a dejar múltiples de ramos de flores al camposanto es un mausoleo que representa un detalle cordial pero tardío, es en vano tu generosidad muy tarde actúa para demostrar amor hazlo en vida será de mejor sabor… no seamos petulante ante los demás y “cuando alguien se crea muy importante dile que dé una vuelta por el cementerio para que vea gente que fue más importante y si embargo el mundo sigue igual”.

Por: Carlos Javier Jarquín
Carlos Javier Jarquin
El chico poeta