Este lunes, 1 de junio, se conmemoran 487 años de la Fundación de Cartagena de Indias. Fundada por Pedro de Heredia en 1533. Es actualmente, un Distrito Especial, Turístico, Histórico y Cultural. Está localizada a orillas del mar Caribe. Injustificable, que con su majestuosidad, de ser una de las ciudades más bellas y visitadas del mundo entero. Sea la segunda ciudad Capital más pobre de Colombia, por culpa de nuestros Gobernantes y Dirigentes, sumado a la apatía, desunión, incomprensión, inactividad, indecisión e indiferencia del mismo pueblo. Por lo que no debe bastar tener pasado, sino muchísimo mejor presente y futuro. Cartagena es gobernada actualmente por el Alcalde Distrital, William Jorge Dau Chamatt, elegido popularmente, para un período de 4 años (2020 – 2023). Representa a la Rama Ejecutiva. En su ejercicio se pronuncia principalmente mediante Decretos y resoluciones, y se desempeña como representante legal, judicial y extrajudicial del Distrito.

Infortunadamente, Cartagena de Indias conserva aún, las torcidas costumbres y tradiciones heredadas de la época del crudo imperio español. La sociedad tenía tendencia a repartirse en castas bien definidas que oprimían y esclavizaban a la inmensa mayoría del pueblo. Para ellos repartirse las riquezas, el gobierno, la autoridad y el poder. La metrópoli seguía siendo el Modelo. El creciente número de altos funcionarios extranjeros que llegaba a la ciudad, ejercía una influencia importante en las costumbres de la costa. Actitud que es similar al Centralismo Asfixiante, que nos gobierna actualmente desde Bogotá D.C. Inconcebible, porque se viola la soberanía territorial, la independencia, autonomía y el espíritu de la Descentralización Administrativa, Fiscal y Política, consagrada en nuestra Carta Magna y leyes vigentes. Seguimos siendo colonia, debido a que la toma de decisiones es centralizada.

Por ello, a pesar de tantos años de fundada, no hay casi nada que celebrar, porque la inmensa mayoría del pueblo, ha sido víctima del flagelo de la corrupción, pobreza, desempleo galopante, desigualdad, falta de oportunidades, desocupación, exclusión, inequidad, discriminación, inseguridad reinante e injusticia Social. Además de la grave crisis de valores humanos, violencia intrafamiliar, malos y caros servicios públicos domiciliarios, mala calidad de la salud y educación pública, problemas de Drenajes Fluviales, incultura ciudadana, la frágil infraestructura, la escasez de sitios públicos de recreación, la deficiente movilidad urbana, el déficit de vivienda digna, los altísimos costos de la canasta familiar y en general, la insuficiente Inversión Social y Humana.

Si no queremos seguir quejándonos en los tertuliaderos. Es el momento histórico propicio para pellizcarnos duro, despertar, reaccionar, organizarnos y tomar decisiones a conciencia, con liderazgo, humildad, integridad, transparencia, trabajo en equipo y que todos los sectores dolientes de Cartagena nos unamos sinceramente. Para poder superar la profunda crisis de toda índole y lograr un mejor destino. El Alcalde William Dau, tendrá que ocuparse en aportar sus luces, sus ideas, su liderazgo, sus iniciativas e implementación adecuada de su Plan de Desarrollo Distrital, Salvemos Juntos a Cartagena (2020 – 2023). Procurando motivar, armonizar, coordinar y orientar a su Equipo Multidisciplinario de Gobierno y Administración en General, en sinergia con el sector Social, Comunal, Comunitario, Sindical, Académico, Privado, Gremial y Político, para mejorar progresiva, prioritaria y significativa este estado de cosas.

Insistimos que en Cartagena, es imprescindible aumentar racionalmente el número de Localidades, Descentralizar y Modernizar la Administración Distrital, con el propósito de redefinir, eliminar, crear, fusionar, ajustar, reorganizar, actualizar y fortalecer la Estructura Administrativa, Fiscal y Política de la Organización Interna del nivel Central y Descentralizado del Gobierno Distrital. La finalidad de la Reestructuración, debe ser, mejorar sustancialmente el desempeño de la institucionalidad, en armonía con los mandatos constitucionales y legales, con las prioridades del Plan de Desarrollo Distrital. La planificación, concebida como un proceso continuo, integral, dinámico y participativo, es la clave indispensable para armonizar estrategias y alcanzar los objetivos de desarrollo propuestos. Que Dios guíe al Alcalde, para que implemente políticas públicas y aplique estrategias que sirvan para proyectar y enrumbar a Cartagena. ¡Feliz Aniversario Cartagena y su Pueblo!

Por: Benjamín Maza Buelvas
Benjamín Maza Buelvas.