A Jean Carlos
Cuya lucha hacia la cima
nunca lo ha amilanado.
Con cariño.

 Al vivir esta bella vida, no podemos obviar la realidad de la cada vez más difícil y aguda crisis que por diferentes motivos y aspectos a nivel mundial nos la agobia haciendo verla pasar cada vez más de “a palito” las diversas situaciones, de guerra por aquí y guerra por allá. Cabe tener fe, imaginación y potenciar virtudes y cualidades que la vida nos ha puesto a nuestro servicio.

Tras cuernos palos. Somos por naturaleza seres sociales, más las crisis y problemas atentatorios a la salud y a la vida, en la que ha resaltado la pandemia del corona virus, por solo mencionar un factor, nos ha obligado como medida preventiva a un confinamiento forzoso, creando en si una serie de trastornos en la que fácil muchos miles, los ha llevado a tener unas sensaciones oscuras, que si no potencializan las virtudes y las cualidades arriba indicadas como la fe, la imaginación, la actitud positiva, la autoestima y la creatividad en función de mantener una conducta y un sentido para viabilizar la esperanza de vida, nos lleva la que vive esperando todo el tiempo.

En lo personal al haber superado una grave tragedia de salud que nos tiene aquí contando el cuento, y la severidad del Covid 19 que nos dañó a nivel familiar a tal extremo de ver el filo del abismo con la posibilidad de tener una silla vacía, soy de los que con sinceridad he manifestado mi agradecimiento al Señor Dios, al comprobar que su amor en mi corazón, es la luz vital en el transito del sendero de mi vida. En lo que a nosotros corresponde además luchar para que nuestros pensares, actitudes y acciones sean acorde a la Palabra, un asunto que ha contribuido a la salud mental, ha sido el estado de ánimo que proporciona lo serio del humor, a fines de mejorar y prologar la vida y así hacer más distante la esquina donde se dobla para encontrarse con Ella.

Hacer reír con arte es asunto de grandes ingenios, nos dijo el autor Manco de Lepanto, el mismo creador de  “el Caballero de la figura triste”, que en su mensaje del loco del Quijote, nos da prueba que el humor es saludable, elimina las tensiones y aleja la muerte. ¡Opa! Eso es asuntos de viejos dirán algunos, olvidando que “no se deja de reír al envejecer, sino que se envejece cuando se deja de reír”.

Como historiador, las circunstancias han hecho ocuparme mucho dedicar mi tiempo en disfrutar releyendo libros de mi biblioteca, a fines de conocer las causas de la historia y así ubicarnos porque estamos como estamos, con la idea de forjar un mejor futuro, al considerar lo hondo de las múltiples huellas. En ello como especial, pude conocer las causas del éxito de las obras, “Anécdotas y relatos chinandeganos. Remembranzas” del doctor Hugo Astacio Cabrera, y de “¡Ah, que risa me dan los Políticos!” del mexicano don Jorge Mejía Prieto. Pude comprobar que el común denominador en la satisfacción que el lector pudo haber tenido, fue el arte de trasmitir el estado de ánimo de provocar con mucha seriedad el sano humor que los personajes, situaciones y políticos en si, como fenómeno universal hace que se disminuya el estrés, la tensión, la ansiedad y por ende fortalece la salud mental, fomentando las relaciones sociales, al compartir valores que estimulan la alegría, la madurez al comprender desde una perspectiva diferente, la cruda realidad. El buen humor y la risa, es la actitud fundamental que nos diferencia de los animales. Hablo entre otros de los monos y gorilas para los que se creen ser descendientes, y creerse hoy estar y ser monos desnudos.

El humor y la risa, no la carcajada que conlleva vulgaridad y algo de desprecio, nos hace ser sublimes y poderosos de nosotros mismos. Por eso en la historia del poder, los poderosos le temen más al humorista más que a los opositores políticos. Para el caso el de Somoza García con GE ERRE ENE (Gonzalo Rivas Novoa), quien pretendiendo tenerlo como amigo, en una ocasión lo invito a conocer sus propiedades ganaderas alrededor de Nandaime. Al ir sobre la carretera Somoza señalando el llano donde pastaban le dijo: “Ese ganado es mío, a lo que Gonzalo inmediatamente le dijo: –Cachados serán General, sorprendiendo a Somoza quien sulfurado manifestó: –¿cómo dijiste? –Lo que bien escucho usted”. El humor hace disfrutar apreciar la vida con otros ojos aumentando nuestra felicidad.

Las crisis, las guerras, las aberraciones del narco tráfico, las vanidades, los egoísmos y las arbitrariedades nos altera ante lo indignante y lo ofensivo; cabe recalcar la importancia que tiene el humor, muy importante es además de conducirse con principios morales y cívicos ser decente como ciudadano en la sociedad, se debe sonreír con humor para superar las circunstancias y ser felices.

Por: Hugo J. Vélez Astacio