Un hombre mató de varios disparos a su esposa -quien meses atrás le había denunciado por violencia de género– y acabó también con la vida de al menos cinco familiares de la víctima en una localidad de las afueras de Buenos Aires. Diego Loscalzo fue detenido horas después en la ciudad de Río Segundo, en la provincia de Córdoba (centro), a unos 650 kilómetros de la capital argentina.

La fiscal de Violencia de Género a cargo del caso, Paula Hondeville, aseguró que las dos únicas testigos con vida son la cuñada del detenido, que estaba embarazada, perdió a su bebé y cuyo estado es “grave”, y su hija de 12 años, sobrina del acusado, con quien no se ha podido entrevistar todavía.

De acuerdo con las primeras investigaciones, el presunto asesino, alias “El Chino”, se encontraba cenando el domingo en el domicilio donde vivía con su esposa, una agente de policía llamada Romina Maguna, cuando se inició una discusión violenta. Loscalzo habría arrebatado el arma reglamentaria a Maguna y le disparó varias veces causándole la muerte.

A continuación abrió fuego contra sus cuñados, Vanesa y Darío Daniel Díaz (la primera murió en la vivienda y el hombre falleció posteriormente por las heridas), y a otra mujer llamada Cinthia López. El homicida se dio a la fuga en moto pero fue perseguido en auto por otros familiares.

Al cruzarse con ellos, Loscalzo disparó de nuevo y mató a su suegra y a José Eduardo Maguna, hermano de la víctima. También hirió a la mujer de este último, quien estaba embarazada de 9 meses y perdió el bebé a consecuencia de las heridas y a una niña de 12 años en las piernas.

Maguna había denunciado a su marido por violencia en julio, pero después ambos habían continuado viviendo juntos en su domicilio de la localidad bonaerense de Hurlingham. Cuando se produjo la discusión inicial también se encontraba en la casa el hijo de la víctima, de 9 años, quien resultó ileso y alertó a los vecinos.