En el desarrollo de una operación de Interdicción Marítima, Unidades de la Armada de Colombia, lograron salvaguardar la vida de 57 extranjeros y la captura de dos sujetos, que transportaban de forma ilegal a los migrantes a bordo de una motonave, en el corregimiento de Capurganá, en el municipio de Acandí, Chocó.

La motonave de nombre “La Coral del Mar” tripulada por dos sujetos, fue interceptada por una Unidad de la Estación de Guardacostas de Urabá, en el momento en que transportaba a 57 extranjeros provenientes de Bangladesh, China, India y Pakistán, violando todas las medidas de seguridad en el mar y poniendo en peligro la vida de estas personas, que intentaban hacer tránsito hacia centro América.

El grupo de extranjeros fue traslado hacia el corregimiento de Carpuganá, donde fueron puestos a disposición de Migración Colombia. Así mismo, las dos personas capturadas fueron dejadas a disposición de la Fiscalía, en el municipio de Acandí, por el presunto delito de tráfico de migrantes.

Cabe resaltar que la Estación de Guardacostas de Urabá desarrolla permanentemente operaciones de control marítimo y ha incrementado las inspecciones a las embarcaciones, con la utilización de equipos biométricos y registros de minutas de los extranjeros, con el fin de contrarrestar las embarcaciones dedicadas al tráfico de migrantes irregulares y reducir este delito en el mar, garantizando siempre el cumplimiento de los Derechos Humanos.

Así mismo, en coordinación con Migración Colombia, se han generado mayores controles al interior del país y durante el tránsito que efectúan los migrantes irregulares desde Norte de Santander o Nariño, hasta el Golfo de Urabá.

La Armada de Colombia, a través de la Estación de Guardacostas de Urabá, en el año 2018 y en lo corrido del 2019, ha logrado la recuperación de 751 migrantes irregulares, la captura de 40 personas por el delito de tráfico de migrantes y la inmovilización de 19 embarcaciones por no cumplir con las normas marítimas.

La Institución Naval reitera su compromiso de proteger y salvaguardar los derechos a la vida, dignidad e integridad de las personas en el mar y prevenir la comisión de delitos transnacionales como el tráfico de personas, en las áreas bajo su responsabilidad.