Unidades de Guardacostas de Cartagena de manera articulada con la Capitanía de Puerto, la Policía de Turismo y autoridades de orden distrital como la Secretaría del Interior, refuerzan los controles marítimos y en tierra que permitan garantizar un uso responsable de las playas por parte de las empresas de transporte marítimo y bañistas que durante este primer puente festivo del mes de octubre visitan la zona insular de Cartagena.

El compromiso y presencia permanente de las unidades de Guardacostas en el área, ha permitido garantizar la libre movilidad, la protección y seguridad de cerca de 150 embarcaciones en el área de la zona insular movilizando un promedio de 1157 pasajeros. Del mismo modo, el balance parcial de la jornada permitió emitir 40 actas de protesta y tres inmovilizaciones a embarcaciones, que una vez sean revisadas y analizadas por la Autoridad Marítima, podrían generar sanción producto de las infracciones.

Cabe resaltar que a la fecha no se han registrados accidentes en el mar que comprometan la vida e integridad de propios y foráneos, pese a hechos aislados por el incumplimiento de las normas que alteraron el normal tráfico de las embarcaciones, lo cual fue controlado de manera oportuna por Unidades de Reacción Rápida -URR- adscritas a la Estación de Guardacostas de Cartagena.

La Armada de Colombia a través de las unidades de la Estación de Guardacostas de Cartagena en coordinación con la Capitanía de Puerto de la Dirección General Marítima -Dimar-, continuará efectuando acompañamientos, patrullajes y controles permanentes a todas las embarcaciones que zarpan desde muelles autorizados a los diferentes destinos turísticos de la zona insular de Cartagena, garantizando el normal desarrollo de las actividades marítimas y el cumplimiento de los protocolos de bioseguridad ordenados por la pandemia COVID-19, al tiempo que invita a los navegantes y turistas a dar cumplimiento a las normas y restricciones durante la apertura gradual del sector turismo, con el fin de prevenir la ocurrencia de emergencias que pongan en riesgo la vida de los bañistas.