Armada, Fuerza Aérea y Policía continúan su lucha contra el narcotráfico

187

Unidades de la Armada Nacional, en el desarrollo de una operación de interdicción marítima, incautaron 464 kilogramos de clorhidrato de cocaína.

Unidades de Reacción Rápida de Guardacostas realizaron la interdicción marítima de un buque pesquero de nombre “Luis Rafael”, detectado por una aeronave de vigilancia y reconocimiento CR-500 del Comando Aéreo de Combate No.3, con posibles sustancias estupefacientes a bordo.

El pesquero, que había salido de Santa Marta hacia Riohacha y de allí con rumbo hacia Centro América, fue interceptado a 10 millas náuticas al noroeste de Dibulla, e inspeccionado por hombres de las Estaciones de Guardacostas de Ballenas y Santa Marta, hallando 19 bultos de estupefacientes escondidos en una caleta, ubicada en puente de gobierno frente al timón del Capitán.

La motonave fue conducida hasta Riohacha, donde personal de la Policía realizó la Prueba Inicial Preliminar Homologada, Piph, arrojando positivo para 463 kilogramos de clorhidrato de cocaína.

La droga incautada pertenecía al grupo armado organizado conocido como “Clan del Golfo” que enviaría el alijo hacia Centro América y al parecer de allí hasta Estados Unidos, donde tendría un valor superior a los 15 millones de dólares en el mercado internacional.

El alcaloide, la motonave y sus seis tripulantes de nacionalidad colombiana, fueron puestos a disposición de la Policía de Riohacha, ante quien responderán por el delito de tráfico de estupefacientes.

Con estas tres incautaciones, realizadas en el mes de febrero se evitó que cerca de 40 millones de dólares ingresaran a las arcas del “Clan del Golfo”.

La Armada Nacional continuará realizando operaciones conjuntas y coordinadas ofensivas que permitan desarticular las organizaciones al servicio del narcotráfico que delinquen en el Caribe colombiano, al tiempo que invita a la ciudadanía a denunciar cualquier actividad sospechosa a la línea gratuita 146.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente