“Con fe y amor para todas las generaciones” Arnoldo Herrera. G

¿Cómo deseas ser recordado el día que estés físicamente ausente del mundo terrenal?. Es una pregunta reflexiva, interesante e inspiradora, quieres que tu nombre y apellido sea el tatuaje preferido de incontables generaciones, cada uno de nosotros diseña como quiere ser recordado en la historia. El nombre y nivel de tu legado tú lo decides, genuinamente debemos decorarlo con singular cautela, si en el presente que estemos trabajando por nuestros objetivos el entorno se burla de nuestras ideas, firmemente tenemos que ignorar ese destructivo lenguaje, recordemos que los hombres exitosos en su momento fueron incontablemente despreciados, gracias a su ejemplar persistencia nuestro presente respira gloria inmortal.

Arnoldo Herrera González (nació en la ciudad de Cartago, Costa Rica el miércoles 6 de junio de 1923 y falleció el lunes 4 de marzo de 1996). Fue hijo del músico y compositor nacional Mariano Herrera y de Catalina González.  “Gracias a una beca, a los diecinueve años, viaja a México con el objetivo de estudiar Composición Musical y Dirección Orquestal. Durante sus nueves años de estadía en México se desempeñó como Director de Orquesta profesional compositor de música para cine y tuvo a cargo la dirección del coro en el Instituto de Bellas Artes.”.

Arnoldo, en 1991 recibió el Premio Magón  en honor a su excepcional trayectoria, como artista, maestro y destacado gestor cultural. “El Premio Nacional de Cultura Magón es el reconocimiento más importante que otorga el Gobierno de Costa Rica por medio del Ministerio de Juventud, Cultura y Deportes a un ciudadano o ciudadana en reconocimiento a la labor de una vida en el campo de la cultura”.

Dos mentes brillantes unidas por el arte

Cuando dos mentes brillantes se unen para emprender proyectos formidables el universo resplandece con indiscutible elegancia, los dos protagonistas que han inspirado esta composición, fueron dos hombres costarricenses que dejaron un legado preciado e indescriptible, gracias al optimismo, esfuerzo y visión del maestro Arnoldo Herrera González y el Dr. Carlos Millet De Castella, hoy Costa Rica se enorgullece de tener  “un centro educativo cuyo modelo pedagógico está considerado único en Centroamérica y admirado en todo el mundo”, el pueblo aplaude con mucho fervor y fiel entusiasmo, a todas las personas que nos dejaron joyas memorables, que nos demostraron que la firme disciplina es la magia de nuestra existencia, sus maravillosas ideas hoy más nunca se desbordan en colores extraordinarios.

Conservatorio de Castella inaugurado en 1953

En mayo de 1943 Carlos Millet De Castella expresó en sus testamentos su plena voluntad para que sus bienes, en su mayoría, se entregaran a instituciones de beneficencia o instituciones. Uno de sus deseos fue la creación de un conservatorio de música, para lo cual dejó ¢100 mil colones y la propiedad ubicada en Sabana Norte San José, cuyo nombre sería Conservatorio de Castella en recuerdo de su madre. Actualmente se ubica en Barreal de Heredia.

Arnoldo Herrera G. Fue el Fundador y primer Director del  “Conservatorio de Castella” inaugurado en noviembre de 1953, este centro educativo se caracteriza por: “Impulsar las habilidades y destrezas de los individuos en función del desarrollo de su potencialidad creativa, valores, hábitos, reflexión crítica y sensibilidad, según la oferta curricular. Proporcionar las herramientas esenciales que brinden la capacidad y la acreditación suficientes para su integración en el medio cultural y social”.

Disciplinas artísticas

El Conservatorio de Castella está enmarcado en cinco grandes Departamentos: Artes Plásticas, Danza- Ballet, Música, Teatro y Creación Literaria; Departamento de Artes Plásticas: Dibujo, Escultura, Grabado, Pintura, Diseño. Departamento de Teatro: Actuación, Poesía de coral, Zancos, Teatro de muñecos. Departamento de Danza-Ballet: Danza contemporánea, Ballet clásico, Folclore, Expresión corporal, Movimiento creativo y Creación literaria. Conservatorio de Castella es inspiración del arte, es un mar de fragancia en cada disciplina artística, por esta institución en Costa Rica el arte goza de eterna respiración.

Astros visionarios

El jueves 16 de mayo del presente año en la Biblioteca Nacional de Costa Rica “Miguel Obregón Lizano” jóvenes estudiantes de creación literaria del “Conservatorio de Castella” leyeron sus propias composiciones poéticas, bajo la tutela del maestro y coordinador del Departamento de Literatura y Creación Literaria Luis Diego Rosales Marín. Mientras ellos leían yo meditaba pausadamente el hermoso legado de estos dos astros visionarios, la huella de ellos ha sido, es y será la inspiración sagrada de los jóvenes talentosos costarricenses.

Fuente: https://www.castellacr.com/mobile/acerca-de.html

Por: Carlos Javier Jarquín
Carlos Javier Jarquin
El chico poeta