Carlos Ghosn, el presidente de Nissan Motor Co., fue colocado bajo arresto este lunes bajo la sospecha de haber declarado al fisco un salario inferior al que realmente obtuvo, con una diferencia cercana a los 5.000 millones de yenes (más de 44 millones de dólares) durante cinco años, a partir del 2011, y en violación de la Ley de Instrumentos Financieros y Cambio.

La compañía Nissan, notificó que tras las investigaciones internas realizadas durante varios meses, se encontró que el alto gerente, quien también es presidente ejecutivo de Renault SA y presidente de Mitsubishi Motors Corp., había subvaluado sus ingresos en informes presentados a la Bolsa de Valores de Tokio (Japón) y también realizado otros “significativos actos de mala conducta”, incluyendo el uso indebido de fondos de la empresa para fines personales.
La sede de Nissan en la ciudad japonesa de Yokohama fue inspeccionada como parte de la investigación.

Según diferentes informes el presidente ejecutivo de Nissan, Hiroto Saikawa, propondrá prontamente a la junta directiva, en una reunión que llevará a cabo el próximo jueves la destitución de Ghosn como presidente y director representativo, como también la del director representativo, Greg Kelly, quien fue asimismo arrestado bajo sospecha de violación de la citada ley financiera, delito que conlleva una pena de hasta 10 años de cárcel y/o una multa de hasta 10 millones de yenes.

Carlos Ghosn, de 64 años de edad, se unió a Nissan en el año 1999 como director ejecutivo, y en 2000 se convirtió en el presidente de la compañía.