Elegancia, amabilidad, talento, solidaridad y sobre todo cercanía. Esas son las palabras que mejor definen a Victoria Vera. La actriz, una de las primeras actrices españolas que participó en una película nominada a los Oscar y ganadora de un Goya en 1987, Asignatura pendiente, de José Luis Garci. Una de las primeras que participó en producciones americanas y que trabajo en importantes series internacionales en países como Italia, un ejemplo de ello, Delitti privati en 1993 y que ha protagonizado y protagoniza importantes obras de teatro, innumerables de obras de prestigio como Salomé o Niebla de Unamuno no oculta su lado más humano, el de ayudar a los demás a través de su mejor arma la solidaridad y la comprensión.

Por ello, la actriz consciente, de la realidad tan terrible que está acosando a Madrid con la terrible pandemia y dentro del confinamiento ha decidido poner su aportación para luchar contra la soledad que muchas personas solitarias, ancianas y no ancianas pero acosadas por el temor y la soledad.

Ella ofrece su tiempo para aquellos que la precisen y durante su aislamiento en casa fueron cientos las personas atendidas por su bondad, por su comprensión y siempre ofreciendo una palabra de aliento, haciendo esbozar una sonrisa en la persona que se acerca a través del teléfono y ayudándola a superar la dura soledad de las personas incomunicadas y apartadas del contacto con los seres queridos.

Conversaciones de persona a persona, de corazón a corazón, dejando de lado la imagen de estrella de la pasarela.

Día tras otro, ella inagotable sigue con su ayuda desinteresada para quiera hablar y encontrar ese apoyo en estos malos momentos y ser escuchada en los momentos de desconcierto que nos acechan.

Una forma singular de ayudar desde la cercanía, desde la comprensión en estos tiempos difíciles para tantos millones de personas.

Si te gustaba su trabajo como actriz y como defensora de la igualdad, de la libertad, pues fue uno de los símbolos y estandartes de la democracia en España y que aún mantiene esa juventud y esa fuerza de una eterna juventud de lucha y sensibilidad. Si te gustó en su momento ahora te conquistará su lado más humano.

Si ya se conocía antes, sobradamente, ahora es el momento de acercarse, de enamorarse del alma de una persona excepcional y si antes ya tenía seguidores, ahora tendrá muchos más pero no por su gran trabajo y profesionalidad, sino por la calidad excepcional de su persona. Cuando esto todo pase pronto la veremos nuevamente en portadas de revistas, entrevistas y nuevos proyectos mostrando no sólo su profesionalidad, sino su gran y excepcional calidad humana.

Gracias Victoria, por ser uno de esos miles de héroes anónimos que está apoyando en estos tiempos de sufrimiento y dolor.

Web Oficial de Victoria Vera

Por: José Luis Ortiz