Así es ‘La Bestia’, la limusina Cadillac de Donald Trump con fortaleza de tanque de guerra y flexibilidad de ambulancia de lujo

499

Gústenos o no, Donald J. Trump es el nuevo presidente de los Estados Unidos de América, el país más rico del mundo. De ahí que la seguridad de su primer mandatario, tal vez el hombre más poderoso del planeta, exija que sus medios de movilización estén a la altura del lujo y la seguridad que exige tal dignidad.

Por ello el carro en que se mueve, del cual existe muy poca información técnica precisamente por cuestiones de seguridad, es un poderosa limusina con la fortaleza de un tanque de guerra y los equipos necesarios para atender médicamente a sus pasajeros en caso de atentados.

Fabricado por General Motors, la limusina Cadillac One, conocido como ‘The Beast’ (la bestia) es un carro de 1,5 millones de dólares (4.500 de nuestros millones) y quienes lo construyeron dicen que en todo sentido es superior a la docena de vehículos de la caravana presidencial del ya expresidente Barack Obama.

El encargado de mover esta bestia es un motor Duramax diésel de 6,6 litros que entrega entre 300 y 330 caballos de potencia (HP) y rinde tan solo 11,1 kilómetros por galón. Las llantas son Goodyear tipo run-flat (no se pinchan) y están reforzadas con kevlar para garantizar su blindaje.

Su interior es totalmente sellado y presurizado, esto para que resista ataques químicos. Asimismo cuenta con sistema electrónico de extinción de incendios que se activa al detectar humo en ciertas cantidades. También se especula que monta una suspensión regulable en altura para que no se quede enterrado en caso de que tenga que tomar vías de escape sin asfalto o deba atacar rampas o desniveles complejos.

La estructura de ‘La Bestia’ cuenta con un blindaje especial que le permite proteger al inquilino de la Casa Blanca de ataques con proyectiles grandes así como explosivos. Su carrocería esta fabricada con aluminio, acero, titanio y cerámica y las puertas tienen un grosor de 20 centímetros que pesan casi lo mismo que las de un avión Boeing 757.

La parte baja de esta bestia está montada sobre una una gruesa plancha de acero reforzado y el tanque de gasolina está recubierto por una espuma que evita posibles explosiones. Cañones de gas, armas de diferentes calibres y cámaras con visión nocturna hacen parte del arsenal bélico del Cadillac One.

‘AMBULANCIA’. En caso de ser necesario, el carro del presidente Trump cuenta con un ‘super’ botiquín, bombonas de oxígeno y bolsas de sangre a baja temperatura del tipo de quienes ocupen la limusina. Un botón de pánico en su amplísimo habitáculo está disponible para alertar al equipo médico en caso de que se presente algún problema de salud ya sea de Donald o de sus ocupantes.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente