Así es la evolución del cuerpo femenino después de un parto

311

“Soy madre. Estoy cansada, rota y dolorida. Tengo bultos, golpes, marcas y flacidez. Soy madre. He creado, madurado, llevado y parido dos hijos magníficos. Soy madre. Soy la única responsable de las vidas de dos pequeños humanos, de día y de noche, semana tras semana, y así será hasta el resto de mi vida”.

Así comienza el artículo titulado ‘Mi cuerpo real durante el post parto’, un texto escrito por July Bhosale que ha conquistado a hombres y mujeres por su sinceridad y sensibilidad.

La autora describe cómo es su aspecto físico después de haber dado a luz a dos hijos. Tras traer al mundo al último de ellos –por ahora, puesto que July no descarta ser madre por tercera vez–, Bhosale quiso compartir abiertamente la forma en la que su morfología se transformaba después de que su hijo saliera de su vientre. La protagonista se hizo fotos el primer día después del parto, y continuó haciéndolo con intervalos irregulares hasta que el pequeño cumplió 14 semanas de vida.

Tan sólo 24 horas después de haber dado a luz, July aún mantiene una importante barriga, que baja al segundo día para ir reduciéndose poco a poco hasta desaparecer. Quedan entonces secuelas físicas importantes: una cicatriz hundida, piel flácida y ombligo caído. Nada que ver, tal y como ella misma se encarga de recordar, con las impresionantes recuperaciones de las que presumen las famosas tras ser madres.

“No serás la próxima modelo de ropa interior de Victoria’s Secret, pero céntrate en cómo te sientes. Se amable contigo misma y con tu cuerpo”, aconseja esta bloguera a otras mujeres, advirtiendo de que es posible que esta meta les lleve algo de tiempo. “Serás juzgada. Yo soy juzgada a diario y habrá gente juzgándome ahora mismo. Hacer lo correcto para ti y tu familia requiere valor, fuerza y, como madre, tienes las dos”, continúa para terminar: “Eres guapa, eres maravillosa, eres madre”.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente