Ahora los traficantes de personas utilizan barcos de pesca que arrastran una lancha hasta el límite de las aguas territoriales italianas y luego de transferir los migrantes a esto pequeño barco lo abandonan en alta mar. Estas lanchas se dirigirán hacia la isla de Lampedusa, así reporta Il Giornale de Italia.

Esta técnica ha permitido el desembarque de unas 81 personas en las últimas horas en la isla siciliana. Y así, después de una rápida investigación llevada a cabo por la oficina del fiscal de Agrigento, al menos nueve traficantes terminaron presos.

Los hombres de la policía, de hecho, también detuvieron a otras dos personas, dos tunecinos responsables de la llegada a Italia de otros 43 inmigrantes. La puntualidad de la policía italiana hizo posible interceptar la «nave nodriza» mientras intentaba huir a Libia y llevar a los traficantes de personas ante la justicia.