Un seguimiento a las encuestas de Gallup Poll, encomendadas y realizadas por Gallup Colombia S.A.S. nos determina que el presidente Iván Duque Márquez es uno de los más impopulares en la historia del país, muy a pesar de sus esfuerzos por aumentar en las encuestas, empleando desde las acciones más populistas hasta las payasadas más desfasadas. Desde que asumió la presidencia, los colombianos no se han sintonizado con su administración hasta el punto que en las encuestas realizadas en los meses de agosto, octubre y diciembre de 2018 y febrero de 2019, solo aprueban su gestión el 40 %, 47 %, 29 % y 42 % de los encuestados, respectivamente. Así mismo, los niveles de desaprobación de la gestión del gobierno de «Uriduque» han sido del 37 %, 41 %, 64 % y 48 % en esos períodos, respectivamente.

La última encuesta, realizada entre el 22 de febrero y el 4 de marzo de este año, muestra que, a pesar de que repunta en su aprobación –producto de la reacción frente al atentado terrorista del ELN, rechazado por los colombianos sensatos y demócratas, y el haberse autoproclamado «segundo libertador de Venezuela», título que comparte con el sátrapa presidente de Estados Unidos, Donald Trump–, existe una tendencia continuada en la percepción de deterioro: Solo 24 % de los encuestados cree que las cosas en Colombia están mejorando, siendo este el máximo nivel obtenido en esas últimas cuatro encuestas, contra un 64% que opina que no mejora. En el mismo sentido dicen que empeora: el 74 % la corrupción; el 71 %, la economía; el 81 %, el desempleo; el 83 %, el costo de vida; el 79 %, el manejo del medio ambiente; el 75 %, la inseguridad; el 66 %, la pobreza; el 65 %, la cobertura y calidad de la salud; el 52 %, la atención de la vejez; el 51 %, el transporte público, y el 49 %, los servicios públicos y la atención del campo. En esta encuesta los colombianos expresan que sus principales problemas son la corrupción, la inseguridad y el escaso poder adquisitivo. Esto nos indica que, transcurridos 7 meses del mandato «Uriduque», la situación de los colombianos en vez de mejorar, cada día es peor.

Un análisis de las mismas encuestas realizadas desde el segundo gobierno de Uribe, en septiembre de 2006, nos indica que los colombianos desaprueban a todos esos gobiernos en materia del manejo: de la corrupción, la economía, el desempleo, el costo de vida, la inseguridad, el medio ambiente, la asistencia a la vejez, la calidad y cobertura de la salud y la lucha contra la pobreza. Es por eso que el senador Jorge Robledo afirmó que «Uribe es igual a Santos, que a su vez es igual a Duque», porque los unifica el modelo económico neoliberal, compromiso de la dirigencia gubernamental de Colombia con los Estados Unidos desde la firma del Consenso de Washington en 1989, poniendo nuestra economía y mercado interno al servicio de los intereses de las multinacionales, quienes usufructúan nuestras riquezas, muy por encima de los intereses de la Nación. El 13 de agosto de 2018, en la columna «Asumió Duque: será más de lo mismo», advertí que el pueblo quedaba notificado de que iba a implementar su programa alrededor de los «tres huevitos» de su mentor Álvaro Uribe; por lo tanto, sería «más de lo mismo», de ahí se desprende la Protesta Nacional del 20 de este mes como el preámbulo de un ¡Gran Paro Nacional en abril 2019!

Por: José Arlex Arias Arias
Comunicador Social – Periodista
José Arlex Arias Arias