Actualmente se está presentando un pico de Enfermedad Respiratoria Aguda (ERA) en el país, por lo tanto es necesario tomar medidas para evitar que diferentes virus se propaguen y que se presenten complicaciones especialmente en los niños y las personas mayores.

Para Carolina Villaba, Jefe Nacional de Salud Pública de Clínicas Colsanitas, “La clave está en los hábitos de higiene y limpieza que empleemos en casas, oficinas e instituciones educativas especialmente. Implementar una cultura de lavado de manos y limpieza de superficies, mitigará enormemente el riesgo de padecer una ERA”. A continuación, siete aspectos importantes sobre las Enfermedades Respiratorias Agudas.

¿Qué es?

Son agentes microscópicos que requieren equipos especiales para poder ser analizados. Necesitan de un huésped para poder replicarse, y generan enfermedades respiratorias que pueden ir desde un resfriado común a una neumonía o inclusive la muerte.

Algunos de los más conocidos son:

  • Virus Sincitial Respiratorio.
  •  Adenovirus.
  • Influenza.
  • Para influenza.
  • Metaneumovirus.

Causas.

Aunque no se conoce el origen de los virus, si se sabe que son los organismos biológicos más abundantes en la naturaleza, y pueden causar enfermedades a animales, plantas y humanos.

Principales afectados.

Toda la población es vulnerable, sin embargo, los menores de 5 años, los lactantes y las personas adultas mayores de 60 años son las más vulnerables.

¿Cómo se contagia?

La mayoría de estos virus están en las secreciones de las vías respiratorias, es decir lo que se conoce popularmente como mucosidades respiratorias.

La manera más común como se contagian los virus respiratorios, es cuando las personas después de tener contacto con sus secreciones no realizan lavado de manos y posteriormente tienen contacto con superficies u otras personas.

Es importante tener presente que todas las superficies que entran en contacto con las secreciones se contaminan y los virus pueden permanecer allí durante horas y contagiar a otras personas.

Consejos para evitarlos.

La clave es implementar una cultura de lavado activo de manos y limpieza de superficies.

El lavado de manos de las personas sanas previene que se introduzcan las secreciones de superficies contaminadas al cuerpo al momento de comer o al rascarse los ojos, las cuales son las más comunes.

El lavado de manos de la persona con gripa previene que se siga propagando el virus ya que con sus manos puede contaminar las superficies con las que tenga contacto.

¿Cómo tratarlos en casa?

Se recomienda la utilización de antigripales apropiados para cada persona, líquidos y alimentación sana.

Atención médica.

Si solo se trata de un resfriado, no se debe ir a urgencias.

Se debe acudir a urgencias cuando, en caso de los niños, la fiebre no baja, dejan de comer o beber, y tienen tos permanente. En el caso de los adultos, cuando el malestar no cede con los anti gripales, se siente dificultad para respirar o la fiebre no cede.