Las ciencias modernas, contienen dos aspectos importantes, el principio empírico (donde es fundamental la observación), y la sistematización de la investigación (por metodologías o métodos).

El empirismo

Por empirismo se dice que, Dios creó el cosmos, pero por método científico se dice que la nada creó el universo. Sin embargo, con la presencia de los métodos científicos, se ha pretendido restarle valor a los aspectos empíricos, sin embargo, es gracias al empirismo que el ser humano ha llegado a entender una serie de aspectos; veamos ejemplos.

Los hombres primitivos, hace miles de años observaron que los troncos de madera flotaban. Por eso es de suponer, que las personas se subieran a esos troncos para desplazarse por los ríos, principalmente. Luego idearon hacerle cavidades a esos leños, y así construyen los rudimentarios botes o barcazas.

Más adelante, entienden que pueden hacer cascos armados y así nacen embarcaciones de todo tamaño. Y con el paso muchos siglos, se llega al momento en que la madera de los barcos es sustituida por el metal aunque este sea más pesado. Pero ¿cómo los diseñadores de barcos entienden que el hierro armado puede flotar? Pues, descubren que, la forma de los cascos si desplazan la misma cantidad de agua mientras está, sobre la superficie acuática, entonces pueden flotar.

Respecto al impulso, de los antiguos barcos por medio de la fuerza del viento, se ha de creer que, en dado momento los hombres antiguos, notaron que una tela extendida era empujada o llevada por el viento a otra parte. Entonces, al poner una tela en forma vertical sobre una vara o mástil de madera con travesaños de madera, sobre el casco de una nave, pudieron probar que se podían conducir esas naves.

Claro, en dado momento de la historia, algunos inventores lograron mover ejes, piñones y hélices gracias a la fuerza del vapor, es así, como, los barcos movidos por velas de tela son sustituidos paulatinamente por las embarcaciones de vapor, luego se desarrollan los motores movidos por la combustión de la gasolina y el diesel, que es la forma más convencional de funcionar de las naves actuales.

Actualmente, gracias a pruebas de laboratorio y de campo, así como las simulaciones a través de computadoras, los ingenieros en construcción de naves acuáticas, pueden predecir el comportamiento o eficiencias de los barcos. Entonces, aquí es donde se evidencia la aplicación de los métodos científicos y técnicos.

Después de explicar todo lo anterior, lo fundamental es, tratar de convencer al lector de que, en el desarrollo de las invenciones, tanto empirismo como métodos de experimentación, son importantes.

El uso de métodos

Los investigadores de la edad moderna se remitieron a los métodos científicos (es mejor pluralizar dado que actualmente hay varias categorizaciones de los métodos de investigación). Además, en los métodos científicos se toman en cuenta los axiomas, hipótesis, teorías y leyes. Pese a lo anterior, los mismos estudiosos a menudo caen en contradicciones, así por ejemplo, en dado momento se habló de la ley gravitacional de Newton luego con las investigaciones de Albert Einstein sobre la teoría general de la relatividad, la tal ley de Newton, ya no sería ley sino teoría.

Entonces, ante el debate anterior se refleja que muchos científicos no tienen claridad en lo que exponen, fuera de eso, lo que sí debe valorar como ley es que el Universo es producto de la creación de un ser superior, que es Dios, pese a que los astrofísicos condicionen el origen del cosmos a un Big Bang. De todas formas esa gran explosión fue provocada por la voluntad y el poder de Dios.

Por otra parte, si vamos al relato bíblico de la Creación, pese a que muchos investigadores consideren la Biblia como un simple libro de fe, no podemos dejar por fuera la realidad, de que implica un conocimiento especial que evidencia una secuencia (evolución), de la Creación misma.

Ciertamente, los teólogos o biblistas, hablan que Génesis es la compilación de lo escrito por dos autores desconocidos, y que para asuntos de análisis han sido llamados el Yavhista y el Elohista en alusión a la forma en que se refieren al nombre de Dios (Yavhé y Elohim). En algún momento, algunos compiladores del Génesis, intercalaron relatos (algunos reiterados) de esos autores y quizás de otros más, en la secuencia de los llamados siete días de la Creación.

Para efectos de un análisis más lineal, se ha decir que el primer día Dios crea el cielo (Universo), luego la tierra y separa la luz de la oscuridad (ciclo de rotación terrestre), el segundo día se forman los mares y continentes y el tercero aparecen las protocélulas vegetales en mar (algas).

A partir del versículo 14, el autor o autores expresan que el cuarto día se crea el sol y la luna, el quinto surge la vida marina y las aves, el sexto día Dios crea al ser humano, y el sétimo día Dios descansó, lo cual quiere decir que la Creación mantiene de allí en adelante el potencial, para sostenerse por sí sola.

Por otra parte, según las concepciones del método científico tradicional, la hipótesis es la suposición de una cosa o hecho, en tanto, la teoría es una idea especulativa que sirve como base a un razonamiento, y la ley es la norma constante presente en aspectos estudiados u observados , reiteradas veces. Por eso se dice que, la ley es la confirmación de lo que antes pudo ser una hipótesis o teoría; sin embargo, en el estudio de la formación de estructuras geológicas como el Gran Cañón, para citar un ejemplo, la explicación de su desarrollo, no se acostumbra a llamarse ley, sino una confirmación de su origen y evolución.

Limitaciones metodológicas

Desde hace mucho tiempo, se ha hablado de una serie de metodologías especializadas de acuerdo a tantas categorizaciones, de las ciencias. Pero lo cierto es que, en las formas o métodos de investigación, no todo lo que se cuestiona se puede entender o tiene respuestas concluyentes a pesar de los experimentos, observaciones y análisis.

Por otra parte, la premisa metodológica sobre un fenómeno o hecho, debe ser cuidadosa, o sea, ha de estar lo más libre posible de mitos, o por el contrario del escepticismo. En campos como la teología y filosofía, no siempre se pueden siempre dar por seguros algunos aspectos, por su esencia subjetiva.

Por: Osvaldo Corrales Jiménez
Investigador y escritor