ataque

El bombardeo que alcanzó un autobús que iba camino a un centro educativo de verano en la ciudad de Saada, en el norte de Yemen ha dejado al menos 50 muertos, de ellos 29 niños, según ha confirmado este jueves la representación del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en este país, además, ha confirmado que las víctimas son menores de 15 años y que también hay al menos 77 heridos, entre ellos 30 niños.

El ataque se produce en medio de un conflicto de más de tres años que enfrenta a Arabia Saudí y aliados musulmanes suníes contra hutíes señalados de recibir apoyo de Irán y ha justificado esta acción como una respuesta a los misiles lanzados por los rebeldes Huthi el miércoles por la noche, a través de la agencia de noticias saudí SPA.

Un hospital apoyado por la Cruz Roja recibió docenas de muertos y heridos luego del ataque en contra del vehículo que trasladaba a los menores que se dirigían a un campamento situado al norte de Yemen. “El bombardeo tuvo como blanco a tres autobuses”, según el portavoz del Ministerio de Salud del Gobierno de los hutíes en Saná, Yusef al Hadari.

Se conoce que Yemen es uno de los países más pobres del Medio Oriente. Desde marzo de 2015 en su territorio se enfrentan las fuerzas del presidente reconocido internacionalmente, Abd Rabbu Mansour Hadi, y los combatientes aliados del movimiento rebelde de los hutíes dicha lucha contra los hutíes ha sido apoyada por Arabia Saudita, se dice que los rebeldes están siendo apoyados con armas de Irán, otra potencia. El ataque aéreo tuvo lugar en la ciudad de Dahian, en la provincia de Saada, fronteriza con Arabia Saudí y principal bastión de los rebeldes hutíes.

“En Dahian hay centros sanitarios básicos, la mayor parte de los heridos están siendo transferidos a Saada (capital de la provincia), sobre todo a los hospitales públicos que no serán suficientes para este gran número de heridos”, dijo Adnan Hazam, portavoz de la Cruz Roja.

Antonio Guterres, secretario general de la ONU, pidió una investigación independiente luego del ataque. UNICEF afirma que desde el 2015 han muerto un total de 2.400 niños como parte de la guerra de la coalición liderada por Arabia Saudita contra los rebeldes hutíes.