Los medios de comunicación calificaron como “Una noche de terror” la que vivieron habitantes de Piedras Negras, Coahuila, y Eagle Pass, Texas, el pasado 9 de agosto y fue a través de las redes sociales y en tiempo real que la ciudadanía estaba informaba de lo que ocurría prácticamente en la línea divisoria entre México y Estados Unidos, lo que provocó pánico entre muchos de los que pensaron que se trataba de un ataque de EU, otros que era actividad militar de México para impedir la construcción del muro.

En tanto que en la Unión Americana se pensó que se trataban de operaciones militares o del equipo de la patrulla antiinmigrante, muchos otros mencionaron que eran drones. Los testigos que compartieron fotografías o vídeos dijeron que había mucho viento al momento del avistamiento, lo que incluso podemos observar en esos vídeos, es decir, de haberse tratado de un globo con luces leds se hubieran movido con la dirección del viento, así como su velocidad, pero nos damos cuenta que no fue así, permanecieron estáticos en el mismo sitio, y mientras una de esas cuatros luces se apagaban, otras más se encendían, estaban a baja altitud, con una luz perfectamente identificable en el cielo negro, por lo que podían ser observadas por cualquier transeúnte.

La distancia entre Piedras Negras y Eagle Pass es de apenas 6 kilómetros en línea recta, lo que denota que estos objetos primero fueron observados en esa ciudad y minutos después del lado mexicano. ¿Podemos considerar que esas luces venían avanzando de norte a sur? No se sabe con certeza lo que se vivió, pero nos queda claro que los avistamientos Ovni son más constantes y al parecer ahora la modalidad es hacerse visibles ante la ciudadanía.

No se trató de drones, ya que se hubiera tenido el reporte de quienes hubieran visto de dónde despegaron o aterrizaron, lo que hasta el momento se desconoce, hay que mencionar que estas extrañas luces fueron observadas 45 minutos.

Algunos medios de comunicación afirmaron que se trataba de meteoritos, pero al revisar el material nos damos cuenta que los movimientos de esas extrañas luces no corresponden con la de un meteoro entrando a nuestra atmosfera, sin embargo, conforme fueron pasando las horas nos dimos cuenta que los testigos referían que en realidad se trataba de una invasión extraterrestre, que era el momento.

Ese anhelado contacto extraterrestres, al menos el pasado 9 de agosto no se produjo, lo que sí sucedió fue que cientos de personas se cuestionarán si en realidad estamos solos en el Sistema Solar. Sin lugar a dudas, fue una noche larga.

No debemos omitir la Oleada Ovni en Tijuana, Rosarito, Ensenada y Mexicali, donde hay una cantidad muy importante de avistamientos.