En el centro de Caracas hay un lugar que atrae la atención de quienes transitan por la zona, pues recrea una imagen que parece salida de una película de terror, aunque para muchos pueda pasar desapercibido.

Quienes alcanzan a observar los detalles de la ciudad se detienen con asombro ente un balcón repleto de cabezas de muñecas.

Dicho balcón está en la parte alta de una casa de tres pisos que está ubicada entre dos edificios altos de la parroquia Santa Rosalía, en la avenida Este 12, entre Fuerzas Armadas y Sur 5.

El lugar es conocido como «la casa de las muñecas», en la parte baja de la estructura hay un establecimiento comercial donde informaron que no ofrecían entrevistas y que tampoco permitían la entrada de extraños.

Al sitio acudió un equipo de RT, quienes en el lugar encontraron al hombre que se niega a ofrecer entrevistas, se trata del artista plástico Etanis González, dueño de la vivienda, quien ha dedicado parte de su vida a realizar obras de arte que mantiene en su hogar.

Una de las piezas que ha realizado es «el balcón de las muñecas», también conocida entre los caraqueños como «la casa de las mil cabezas».

Uno de los hijos del artista, Jonathan González, ofreció una entrevista hace varios años donde explica que detrás del misterioso balcón no existe nada terrorífico, sino una obra conceptual que fue creada hace más de 15 años y es parte de una casa convertida en un museo.

Jonathan González explicó que la obra se inspiró a raíz de la amistad que la familia inició con el señor Jesús Poleo, un conductor caraqueño que tiene un camión adornado con muñecas.

«La pieza de las muñecas tomó tres años», explicó en esa oportunidad destacando que se requirió mucha paciencia, pues fueron colocando una a una cada cabeza que se siguen exhibiendo en la parte superior de la casa.

La casa de la familia González se convirtió en un museo de arte reciclado donde hay variedad de obras inspiradas en distintas corrientes artísticas.

«Hay críticas a favor y en contra, sobre todo de la gente que no sabe que lo que realmente hicimos fue una instalación de arte en el balcón», señaló el también artista.

Del mismo modo indicó que la mayoría de las obras que realizaron fueron hechas con materiales reciclados.

«Nos basamos en la basura, en darle importancia al reciclaje, lo que para algunos es basura para otros puede servir como material de apoyo o para realizar una obra, por eso la mayoría de las obras de la casa están hechas con cosas de desecho y basura», explicó.

Agregó que la idea d convertir la casa en museo surgió de su abuelo, quien era artesano y trabajó como chef en la embajada de Israel en Caracas.

«Fue mi abuelo quien inició todo, el realizaba arte y nos inspiró, ahora que todos nos dedicamos a esto, hemos decidido convertir la casa en un museo arte», contó.

Con información de:RT