El verde empató 0-0 con Cerro Porteño en el Atanasio y buscará ante Chapecoense el título de la Copa Sudamericana. Armani fue el mejor de un equipo que extrañó a Borja.

Un empate con nervios: Por la suspensión del goleador Miguel Borja, el técnico Reinaldo Rueda modificó el medio campo. Puso a Juan Pablo Nieto al lado de Diego Arias. Le dio las tareas de creación a Macnelly Torres a quien rodeó con Orlando Berrío y Andrés Ibargüen por los costados. Ezequiel Rescaldani quedó como el único delantero.

Nieto dio una mano en defensa cuando Matheus Uribe y Felipe Aguilar partieron el equipo por sus salidas sin regreso a tiempo con las que Cerro pisó el área. Hizo poco para respaldar a Torres y Nacional chocó contra los paraguayos que con Riveros, Rojas y Torales evitaron que pudiera tocar en corto.

Rescaldani hizo buen partido. Se metió entre los centrales que se enterraron en su zona e intentó sacarlos con sus movimientos. Bajó pelotas para los extremos, tuvo un mano a mano que tardó en resolver y que le anticipó Cáceres. En función colectiva, no pudo tener el poder de ataque de Borja.

La figura: La Copa venía tranquila para Franco Armani. Cerro se acercó primero con pelota quieta y después se animó a ir al frente pues el verde se quedó sin filtro en el medio. Armani le sacó un remate a quemarropa a Guillermo Beltrán, uno más a Rodrigo Rojas y otro a Cecilio Domínguez.

Lo que sigue: Tendrá su segunda final continental de la temporada y la segunda en dos años de la Sudamericana. Enfrentará a Chapecoense de Brasil que eliminó a San Lorenzo de Almagro. El 30 de noviembre jugará el primer partido en Medellín. Cerrará como visitante en sede aún por definir.

La frase: Alejandro Guerra destacó a Armani. “Tiene grandes partidos. Hoy fue importante”

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente