La hiperinflación en Venezuela limita cada día más el poder adquisitivo de los venezolanos. A pesar de los aumentos de salario que hace el Gobierno, los precios no paran de subir, afectando el bolsillo de los ciudadanos.

El salario mínimo de un venezolano es de apenas 5.196.000 bolívares, cifra que alcanza para comprar cientos de miles de litros de gasolina, pero ni una sola lata de atún, publicó El País.

El costo de la gasolina es tan económico que podría sonar absurdo. El litro de gasolina de 95 octanos cuesta 6 bolívares, como se ve en la fotografía de una gasolinera de Caracas compartida por el rotativo.

En ese sentido, con el equivalente a un euro se podrían comprar cerca de 700.000 litros de gasolina. Con un céntimo de euro daría para 6.800 litros de gasolina, el equivalente a surtir 40 litros de gasolina a la semana durante más de tres años.

Sin embargo, una lata de 140 gramos de atún tiene un costo de 6,4 millones de bolívares, por lo que cuesta ya más que un millón de litros de gasolina de 95 octanos.

Asimismo, la gasolina de 91 octanos es aún más barata, 1 bolívar por litro, de manera que, por lo que cuesta una lata de atún, se podrían pagar seis millones de litros de combustible.