Las autoridades investigan qué pudo haber causado la tragedia, mientras se continúa la búsqueda de cuerpos y sobrevivientes que se encuentran debajo de los escombros tras el colapso del puente Morandi en Génova, Italia, el cual hasta el momento deja un saldo de al menos 39 muertos.
Inicialmente, las autoridades locales afirmaron que una de las causas de este desastre fueron las fuertes tormentas, pero el primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, anunció que las autoridades estaban trabajando en la teoría del “fracaso estructural”.

Lauren Stewart, directora del Laboratorio de Ingeniería Estructural y Materiales en la Universidad Georgia Tech, dijo a CNN que podría haber problemas con el mantenimiento, y explicó que hay una “gran cantidad de puentes e infraestructura en general que está llegando a esta vida de fin de servicio”.

“Nuestra infraestructura está envejeciendo en un punto en el que tenemos puentes estructuralmente deficientes que conocemos. Dependiendo del entorno, es posible que los componentes se corroan”, afirma. “Puede hacer que el acero se corroa, lo que puede causar agrietamiento, puede perder capacidad de carga, puede tener fatiga o puede tener carga y descarga, el tráfico aumenta y disminuye a lo largo de años y años, incluso décadas. y eso puede eventualmente degradar las estructuras” puntualiza.

El también conocido como el viaducto de Polcevera, fue diseñado por el ingeniero civil italiano Riccardo Morandi cuya construcción se terminó en el año 1968. La compañía a cargo de las autopistas italianas, Autostrade dijo a través de un comunicado que, el mantenimiento estaba “en proceso de consolidación”. En su declaración continúa diciendo que “se instaló una grúa puente para permitir que se realicen los trabajos de mantenimiento” y agregó que “el trabajo y el estado del viaducto estaban sujetos a la observación y supervisión constantes”. “Las causas del colapso serán objeto de un análisis en profundidad tan pronto como sea posible acceder de forma segura al sitio”.

“Los puentes no son piezas de infraestructura olvidadas”, expresó profesor de ingeniería estructural en la Universidad de Monash en Melbourne, Colin Caprani, Australia, argumentando que a medida que las estructuras envejecen, los derrumbes como el puente Morandi probablemente se vuelvan más frecuentes. “Muchos de los puentes de las naciones desarrolladas están al final de su vida de diseño”, dijo. “El creciente número de colapsos que estamos viendo en los últimos años es probable que empeore como un deterioro, y los programas de inspección y mantenimiento continúen reduciendo sus presupuestos”.

Sin embargo, Caprani agregó que “los puentes son la más segura de todas las estructuras principales, más seguras que edificios y represas. El riesgo de muerte por un colapso del puente es de alrededor de 1 en 100 millones por año, lo que es aproximadamente 100 veces menos probable que ser golpeado por relámpago”.

Algunos habitantes han declarado que, el puente ha tenido problemas durante años y que a menudo fue atendido por equipos de reparación, pero las soluciones nunca duraron mucho, incluso se había solicitado a las autoridades que lo reemplazasen.