Por medio de acto legislativo, mediante el cual se modificó el artículo 107 de la Constitución Política de Colombia, creó la figura de la prohibición de la doble militancia; sin embargo, no se reglamentó mediante norma, por lo que los partidos o movimientos políticos, no establecieron en sus estatutos sanciones verdaderas a esa práctica; por lo que se expidió la Ley 1475 de 2011, que reglamento lo consagrado en estos actos y prohibió la doble militancia. Con esta regulación los partidos políticos se vieron obligados a modificar sus estatutos e incorporar lo relacionado con la doble militancia y sus sanciones; Sin embargo las campañas electorales saca a relucir la feria de los avales. La idea original era que se trataba de un mecanismo que fortalecería los partidos y evitaría la atomización de la política. Sin embargo, ha sucedido todo lo contrario, de ahí la creación de múltiples movimientos y partidos políticos diferentes a los tradicionales, permitiéndole, SI su movimiento les niega el aval, buscarlo en otro, con la seguridad que este no es gratis o por el aporte político, que este podría traerle al nuevo movimiento donde recibe su apoyo
A raíz de todo esto, el proceso electoral pasado, puso en evidencia, las relaciones que desde mucho tiempo atrás se han venido tejiendo entre clanes políticos regionales, actores ilegales, pero también con agentes contratistas, dando origen a mafias de corrupción política y administrativa que han capturado la función pública en municipios y departamentos. Se evidencia, los pactos que firman políticos con personas que se hacen elegir muy a pesar de estar cuestionadas por los entes de control, que saben que posteriormente son remplazados por lo que pongan sus jefes políticos, burlándose nuevamente del pueblo y los resultados de esta mala elección son las improvisaciones, la putrefacción para pagar favores de sus caciques políticos, con la ocurrencia que se inventaron corrompiendo así la voluntad del elector, la mayoría padecen de vicios difíciles de superar porque el mismo sistema electoral que se inventaron los protege y ha limitado la participación de la comunidad con una serie de candado para mantener los privilegios de los partidos políticos tradicionales y los nuevos movimientos con campañas políticas mediocres reflejando la ausencia de la calidad de partidos y candidatos y en consecuencia la ausencia de la calidad de nuestros mandatarios, por eso, COLOMBIA esta como esta, sumida en la inseguridad, la impunidad, la corrupción, la desigualdad, la injusticia y la pobreza, porqué las campañas no contienen compromisos concretos de candidatos y partidos con la comunidad, sino con los financistas.

Nada erosiona más la institucionalidad de un país que el mal ejemplo de sus Líderes. Nada indigna, daña y avergüenza más a la ciudadanía que la falta de respeto de los gobernantes hacia su pueblo cuando mienten y desdicen de las promesas formuladas. Llego la hora de castigar estos comportamientos, no solo penalmente cuando hay delito, o civilmente cuando hay perjuicios económicos, sino políticamente. En el caso de los famosos avales y alianzas políticas, los implicados pueden estar tranquilos, que el escándalo es de la prensa y de las redes sociales. Por eso todos siguen en sus puestos, como si nada; si verdaderamente queremos un cambio para nuestro país, tenemos la oportunidad en NO votar por ellos en Octubre, ya que todos sabemos quiénes son; transgredamos a los mentirosos y que pierdan sus puestos aquellos que generan actos de fermentación en el ejercicio de sus responsabilidades; buscando sin ataduras partidistas mecanismos que reduzcan al mínimo la alta descomposición que viene siendo frecuente, y que quiebran la confianza y el ánimo de la ciudadanía. Colombia es uno de los países más corrupto de Latinoamérica, esa verdad de a puño tenemos que aceptarla y nadie puede poner las manos al fuego para asegurar lo contrario. Con la creación de tantos movimientos o partidos que en las elecciones pasada entraron en contienda casi 80, y no precisamente para beneficiar a esta violada democracia, sino para buscarse el poder beneficiando a sus jefes, sin importarle lo que le ocurra a la clase marginada que a la postre es la que más sufre con esta desafortunada elección. Por culpa de: AVALES Y DOBLE MILITANCIA PARA REPARTIRSE EL PODER.

Por: William Hundelhausen Carretero
Presidente Nacional APIC

WILLIAM-Hundelshauseen-Carretero