Ayudemos al mundo (Campañas elsolweb)

167
Si tienes un hermano que consume alcohol!, ¡tranquilo!, en todas las familias hay personas que rompen con el orden social y en muchos ámbitos. Esta problemática expuesta a la denuncia pública, genera vergüenza y un castigo moral comunitario que se manifiesta bajo la figura del desprecio y el rechazo a cualquier tipo de cercanía con un sujeto que padezca estas condiciones. ¡Basta ya!, la intolerancia que nos consume está acabando con la esperanza de salir de ese abismo a muchas personas.
Nadie sabe si “a la vuelta de la esquina”, va a encontrarse con una situación caótica que revele su estado más grave de sufrimiento y lo deje expuesto a encerrarse en el mundo de la adicción. En lugar de criticar y señalar, generemos espacios que demuestren que si es posible vivir bien lejos de los vicios y las malas amistades.

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente