El Barcelona jugó este domingo con 99,000 asientos vacíos en el Camp Nou, como una forma de protesta contra la actuación de la policía en Cataluña, que retiró urnas del referéndum y agredió a personas que intentaban votar en el referéndum separatista.

“Lo que está pasando en Cataluña es muy grave. Es indignante esta libertad que nos están intentando quitar”, dijo en una entrevista el presidente del Barça, Josep Maria Bartomeu, quien pidió a la Liga española de fútbol posponer el partido dada “la excepcionalidad” de los eventos políticos.

Pero como la Liga no accedió, el equipo decidió jugar a puerta cerrada  su encuentro de la séptima jornada de Liga contra Las Palmas.

“La mejor imagen que el Barça puede dar al mundo entero es la de un estadio vacío durante 90 minutos. Y que la gente se pregunte por qué y es porque algo excepcional está pasando en Cataluña”, justificó el presidente a la radio pública catalana.

El club dejó por escrito su molestia contra las autoridades del Estado español por impedir el ejercicio del derecho democrático y la libre expresión de sus ciudadanos”.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente