La Juventus italiana se clasificó este miércoles a la semifinal de la Liga de Campeones de Europa, tras empatar 0-0 en su visita a Barcelona y dejar el global 3-0. Gran actuación de Juan Guillermo Cuadrado y de la defensa de la ‘vecchia signora’.

Juventus demostró desde el pitazo inicial que no llegaba a defenderse al Camp Nou. Así, empezó a jugar en campo rival y a tratar de tener la posición del esférico; en esos primeros instantes se vio la personalidad de Dybala, Mandzukic y Cuadrado para imponerse en el mediocampo.

Poco a poco, Barcelona se apropió del juego, adelantó sus líneas y metió atrás a la ‘Juve’. Pero no era una imposición del local para que el cuadro italiano haya regalado el dominio y los tres cuartos de cancha: al contrario, se sintió más cómoda la ‘vecchia signora’ defendiendo hasta con seis y marcando férreamente.

En Barça no había claridad ni inventiva. Todos fallaban en la última puntada y Neymar era el único que trataba de hacer algo distinto, recostado por la izquierda. Del lado italiano, Bonucci y Chiellini, la pareja de defensas centrales, eran unos muros impasables.

El contraataque fue la mejor arma de la ‘Juve’, que con Cuadrado y Dybala aprovechaban los espacios de los ‘culés’. Ahí aparecieron Gerard Piqué y Umtiti, dos centrales de gran despliegue y que apagaron cada incendio que se producía en la zaga.

El colombiano Cuadrado, aparte de tener buenas salidas por su sector, estuvo fuerte en el doblaje de marca a Neymar y apoyando a Dani Alves por el costado derecho.

El primer tiempo terminó 0-0 justamente. Messi tuvo la única de Barcelona, pero definió mal de frente al arco de Buffon. Higuaín tuvo la mejor de la ‘Juve’, pero se resbaló a la hora de rematar y el balón le quedó suave a Ter Stegen.

En la segunda parte hubo más de lo mismo: Barcelona con la posesión y la impotencia, definiendo con desespero y tirando por los aires cada pelotazo. Sin ideas en pelota quieta y estrellándose una y otra vez con el bloque defensivo juventino.

Los visitantes desaprovecharon varias oportunidades de gol en cada contraataque. Cuadrado e Higuaín fueron los más peligrosos, pero no pudieron concretar.

Los minutos finales fueron de mucha concentración de la Juventus y clara decepción del Barça, que le dijo adiós al sueño de la remontada mostrando su peor imagen: sin peso en casa y sin jerarquía para, por lo menos, anotar un gol que les diera esperanza.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente