Con el bastón como principal herramienta, ancianos alemanes aprenden estos días en la ciudad de Stuttgart, en el sur del país, técnicas de autodefensa que les permiten hacer frente a agresiones físicas o ataques con un arma blanca.

“Nuestro objetivo no es hacer trizas a los demás, sino poder salir indemnes”, señala Jan Fitzner, el médico encargado de impartir el curso de autodefensa a personas de la tercera edad.

Este experto, de 63 años, enseña desde hace tiempo a los más mayores a defenderse con su bastón y con el llamado “paraguas de seguridad”, que incluye una punta de acero inoxidable y una barra de fibra de vidrio.

Fitzner se refiere a sus técnicas de autodefensa con el nombre de “Cane-Fu”, una mezcla de la disciplina de lucha china “Kung Fu” y de la palabra inglesa “Cane”, que en español se traduce como “bastón”.

Una búsqueda en Internet da a entender que Jan Fitzner es el único profesional que enseña esta curiosa técnica de autodefensa en Alemania.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente