Cada vez son más los colombianos que deciden realizar sus estudios superiores a través de plataformas virtuales. De acuerdo con las últimas cifras entregadas por el ministerio de Educación Nacional, esta modalidad ha aumentado un 98,9 % durante los últimos años.

Las ventajas y beneficios que ofrece realizar estudios en modalidad virtual van desde: La flexibilidad de horarios, la reducción de costos y hasta la apropiación de habilidades o competencias propias del siglo XXI. Por esta razón, Rodrigo Lupercio Riaño, Vicerrector Académico de la Universidad La Gran Colombia, cuenta cuáles son los beneficios de estudiar de manera virtual.

La educación virtual fomenta las habilidades necesarias para el siglo XXI.

De acuerdo con el último informe revelado en el foro económico mundial (Davos), la educación virtual es pionera en fomentar las habilidades que van a necesitar los trabajadores del futuro.

“En Colombia debemos relacionar la educación virtual con las competencias que van a necesitar las personas en el futuro. Los estudiantes virtuales van a enfrentarse a escenarios y retos de cooperativismo, entornos digitales y espacios de innovación que son propios de la revolución tecnológica. En este sentido, la educación virtual va ser decisiva para incorporar competencias digitales que además, van a ser el día a día de los ciudadanos del futuro, sin dejar de lado factores como el pensamiento crítico”, dijo Riaño.

Flexibilidad y menos desplazamientos.

Quizás estos dos componentes sean unos de los beneficios más conocidos por las personas, cuando se habla de educación virtual. Por esta razón, hace parte del top de beneficios de cursar una carrera por internet.

“Es evidente que con los tráficos de las ciudades y las jornadas laborales que tienen los trabajadores colombianos, la flexibilidad de horarios y el desplazamiento se convierten en un factor clave de la educación virtual, no sólo porque optimiza tiempos, sino que es una alternativa para muchos que no pueden asistir a un aula presencial”, dijo Riaño.

Inclusión y cobertura.

Colombia es un país en donde el acceso a la educación presencial es limitado, por eso, la educación virtual se convierte en una alternativa para esos colombianos que desean estudiar, pero no tienen la posibilidad de acudir a un centro de educación físico. Además, la educación por internet es inclusiva debido a que es de bajo costo comparada con carreras presenciales.

“Estamos convencidos que las nuevas tecnologías en la educación son una oportunidad para romper las brechas de acceso a los programas universitarios; ahora podemos llegar a veredas y municipios. Nuestro campus virtual será uno de los más adaptables al entorno tecnológico de las personas, es decir, campus virtuales accesibles que carguen fácilmente y tengan una mejor conectividad”, afirmó Riaño.

La educación virtual destaca en los exámenes de Estado.

La educación virtual ha ganado terreno en calidad y rigurosidad en el país, por eso, no es de extrañar que en los resultados de los exámenes de Estado los estudiantes virtuales obtengan puntajes elevados.

Además, de acuerdo con cifras del Ministerio de Educación Nacional, los empleadores califican el conocimiento de los egresados virtuales positivamente, en este sentido, el 42% lo califica bueno, mientras que el 48% dice que es positiva.

“Es importante desmitificar que la educación virtual pierde calidad y rigurosidad, por el contrario, se ha evidenciado que los estudiantes se gradúan con aptitudes que destacan para el mercado laboral y que además son cada vez más requeridos. Esto se debe principalmente, porque el proceso que tienen los estudiantes virtuales se basa en la disciplina, autonomía e innovación”, concluyó Riaño.

De acuerdo con la Universidad de La Gran Colombia, las universidades tienen que promover el buen uso de los escenarios virtuales y para esto deben estar acompañados de las mismas oportunidades que tiene un estudiante presencial, esto quiere decir, acceso a actividades de bienestar universitario como: clases de música, técnica vocal y danza; así como diferentes deportes y participación en los semilleros de investigación hasta el acompañamiento de profesionales de la psicología.