Con motivo de la celebración del Año Europeo del Patrimonio Cultural 2018, el museo Gropius-Bau de Berlín inaugura hoy una exposición con más de un millar de tesoros arqueológicos descubiertos en Alemania durante las dos últimas décadas.

“Es una muestra que no se organiza de forma cronológica, sino que se estructura de forma temática”, destacó el director del Museo de Prehistoria y Protohistoria de la capital alemana, Matthias Wemhoff.

En este sentido, se abordan temas como la migración y la movilidad, el comercio, la innovación y los conflictos.

“Tiempos movidos. Arqueología en Alemania” reúne en la capital alemana hallazgos que datan desde la Edad de Piedra al siglo XXI.

Entre las piezas que se ponen a disposición del gran público destacan la Venus de Hohle Fels, hallada en septiembre de 2008 en una de las cuevas de la Jura de Suabia (suroeste de Alemania) y cuya antigüedad se estima en aproximadamente 35.000 años.

También se muestra el disco celeste de Nebra, considerado hasta la fecha la representación concreta más antigua del cosmos y de los fenómenos astronómicos y los sombreros de oro de Alemania y Francia, que datan de hace 3.000 años que, además de constituir una espectacular obra de orfebrería, también incluyen en su decoración símbolos del calendario.

Otro de los objetos que más atención acapara es una flauta de huesos de buitre leonado, muy bien conservada y considerado uno de los instrumentos musicales más antiguos de la humanidad. En el apartado de innovaciones técnicas se exhiben, entre otros, un trozo de una calle fabricada con madera que data del año 4750 antes de Cristo así como pequeños fragmentos de hormigón del Muro de Berlín.

La muestra permanecerá abierta hasta el próximo 6 de enero.