Los ladrones de coches tienen un nuevo método para preocuparse en su ‘profesión’. La policía norteamericana logró detener recientemente a un asaltante tras contactar con el fabricante del vehículo que había robado y cerrar remotamente las puertas.

Los hechos ocurrieron en Seattle, según informa la policía y recoge el medio Cnet. El propietario de un BMW 550i denunció la desaparición del mismo tras celebrar su boda e ir a buscar su coche al lugar donde se encontraba estacionado. La imprudencia la había cometido un amigo suyo, encargado de estacionar el coche mientras el novio se preparaba para la boda.

El informe policial sigue relatando como el amigo abandonó el coche en una plaza de aparcamiento cercana con las puertas abiertas y las llaves puestas, lo que aprovechó el ladrón para sustraer el vehículo con aparente facilidad.

Una vez percatado del robo, el propietario lo denunció a la policía, que inmediatamente se puso en contacto con BMW para intentar localizar el coche. La rocambolesca historia concluye con la detención del ladrón dentro del vehículo a pocos kilómetros de donde se había dejado estacionado. El delincuente se encontraba durmiendo plácidamente dentro del BMW cuando la policía llamó a su puerta.

El BMW 550i cuenta el sistema ‘ConnectedDrive‘, un sistema de navegación profesional, que permite, entre otras cosas, abrir y cerrar remotamente sus puertas. El coche va a equipado con una tarjeta SIM que facilita conocer su localización y conectarse a varias funciones básicas del vehículo. Esto facilita la labor en caso de robo, aunque también se han dado casos más preocupantes de hackeo del sistema.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente